El esperado derribo del cuartel de los Mondragones, en marzo

  • La Junta pone fin a décadas de abandono con una intervención en los terrenos

  • La zona tiene capacidad para 589 viviendas

Los terrenos están abandonados y cuentan con okupas. Los terrenos están abandonados y cuentan con okupas.

Los terrenos están abandonados y cuentan con okupas. / g. h.

La historia de las edificaciones del Cuartel de Mondragones ha llegado a su fin. Tras años de abandono la Consejería de Fomento y Vivienda ha adjudicado los trabajos para la demolición de las edificaciones a la UTE Contenedores-Ogamar Mondragones, con un presupuesto de 207.724 euros. La adjudicataria, que previsiblemente iniciará las obras en marzo próximo, una vez firmado contrato con la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) como promotora de la actuación, deberá ejecutarlas en un plazo de tres meses.

Los trabajos para la demolición de las antiguas naves situadas en los terrenos del PERI 7.02 (barracones, naves y talleres), más conocido como Cuartel de Mondragones se licitaron el pasado mes de agosto, a partir de la decisión de la Junta de Andalucía de seguir apoyando el desarrollo previsto en dicho ámbito. El delegado territorial de Fomento y Vivienda, José Antonio Martín, explicó ayer que "se trata de una actuación sobre una superficie de 15.826 metros cuadrados de suelos residenciales, en cinco parcelas, de las que cuatro son titularidad de la Junta de Andalucía (15.068 m2) y la quinta del Ayuntamiento (758 m2)". El sector tiene capacidad para 589 viviendas, la mayoría de ellas, 389, con régimen de protección, y las 200 restantes para promoción libre.

El delegado recordó además que esta intervención, gestionada por una Junta de Compensación conformada por representantes de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, se inició en 2014 con la ejecución de unas obras previas a la urbanización completa del ámbito, consistentes en la construcción de unos viales que dan acceso a la parte del suelo destinada a equipamiento. A dicha actuación la Consejería de Fomento y Vivienda destinó 772.348 euros.

La siguiente fase prevista era la urbanización completa del sector, con un presupuesto estimado en 3,7 millones, pero no se ha podido acometer hasta ahora dado que durante la ejecución de los viales en la zona de equipamientos aparecieron restos arqueológicos de importancia que obligaron a encargar estudios del subsuelo para determinar el grado de interés del yacimiento romano aparecido en la zona. Los primeros estudios realizados concluyeron la necesidad de establecer cautelas arqueológicas en las cinco parcelas residenciales del ámbito, si bien el interés de los restos localizados condicionaría la urbanización y posterior edificación en dichos suelos.

La situación es distinta, sin embargo, en la zona reservada para la plaza central, ya que en el subsuelo de esa área se han localizado restos de unas termas romanas y de los muros de un edificio. Estos restos obligarían a plantear una nueva reparcelación del terreno, si así lo insta la Consejería de Cultura, pero esa decisión no se adoptará hasta que se haya profundizado en la prospección, para lo cual se ha encargado un estudio más amplio, que afecte a todo el ámbito y aporte un diagnóstico más detallado sobre la presencia de restos arqueológicos de interés en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios