"Aún espero que me pidan perdón"

  • El turista que permaneció cinco días en prisión por un error durante las vacaciones de Semana Santa ha regresado a Granada invitado por el Ayuntamiento, que le ha organizado un plan para que olvide esa pesadilla

Enrique estaba ayer por la mañana asomado a un balcón en la Plaza de las Pasiegas disfrutando de la procesión del Corpus como un turista más. Hasta ahí, la película no tiene ningún interés ni novedad. Pero todo cambia cuando se desvela la verdadera historia de Enrique y por qué está ahí.

El joven fue detenido el pasado Jueves Santo en un hostal de la capital, donde había acudido para disfrutar de la Semana Santa y la Passio Granatensis, por orden del juzgado de guardia tras comprobar que sus datos personales coincidían con los de la orden de búsqueda que le presentó la Policía, que lo detuvo pese a que sólo compartía con el titular del requerimiento original, emitido por la Audiencia Nacional, el primer apellido. Así, de repente y sin esperarlo, se enfrentó a una detención en una ciudad extraña y a cinco días de cárcel por un auténtico error, que se está investigando por la Fiscalía e Interior.

Con estos precedentes, la historia cambia drásticamente. Juan Enrique estaba en ese balcón de la Plaza de las Pasiegas de Granada por invitación del Ayuntamiento de Granada, que quiere devolverle la confianza en la ciudad, donde pasará cuatro días a mesa y mantel.

"Estoy bien, intentando olvidarlo, pero aún lo recuerdo como una pesadilla", confesó el joven tras ver la procesión del Corpus, que le gustó mucho. Pero cuando recuerda lo que pasó la tristeza regresa a su rostro. Sobre todo, cuando todavía no ha recibido una explicación seria sobre lo que pasó. "Aún estoy esperando una llamada de alguien que me pida disculpas, que me pida perdón", aclaró. Respecto a las acciones legales, "el tema está en manos de los abogados".

Pero rápido intenta cambiar la conversación y elogiar a la ciudad en la que vivió su peor calvario. "No tengo nada en contra de Granada. Es un lugar privilegiado y pensaba volver, pero en esta ocasión vengo invitado por el Ayuntamiento de Granada para pasar unos días".

Fue el propio alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, el que le llamó por teléfono para invitarle a pasar unos días durante las fiestas del Corpus. "Me llamó y después hemos concretado mi llegada".

El programa es muy completo y seguro inolvidable ya con la certeza de que no se va a volver a producir un error similar. Llegó el miércoles por la noche con el amigo con el que vivió todo este periplo y se quedará hasta el domingo.

Ayer, día del Corpus, estuvo por la mañana en un balcón situado en la misma Plaza de las Pasiegas alquilado por el Ayuntamiento para él y sus acompañantes. Un lugar privilegiado.

"Tengo muchas actividades y otras que no sé", contó entre el bullicio de gente.

Enrique tiene alojamiento pagado, restaurantes a la carta, va a ser jurado del concurso gastronómico en el ferial y del de enganches y caballos. La programación de feria concluye con una invitación a los toros para acudir, ni más ni menos, que a la corrida de hoy con Javier Conde, José Tomás y Daniel Luque, para la que llevan varias semanas agotadas todas las entradas. Además, va acompañado del propio alcalde.

Hoy también será recibido institucionalmente por Torres Hurtado en el Ayuntamiento, donde le van a entregar el nombramiento de embajador turístico de la ciudad.

Luego se le va a proporcionar un programa turístico habitual de la ciudad como una visita nocturna a la Alhambra, "que me perdí en Semana Santa pero que tenía contratada" y hasta unos baños árabes.

Un planning completo realizado por el Ayuntamiento, que paradójicamente no tuvo intervención alguna en esta cadena de errores confirmada. Porque no sólo se le detuvo cuando sólo coincidía el primer apellido, sino que fuentes judiciales confirmaron en su día que comunicaron por fax a la Guardia Civil y a la Policía Nacional el cese de esa orden de busca, captura e ingreso en prisión el 23 de febrero ya que su titular se encontraba en prisión desde hacía diez días. Semana Santa fue del 5 al 12 de abril y la detención, el 9. Por los días festivos, el juzgado que hizo efectiva la orden de busca no verificó los datos con la Audiencia Nacional hasta el lunes 13. Mientras, Enrique estuvo en el módulo de ingresos de la prisión de Albolote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios