Los estudiantes se movilizan en apoyo de García Montero y la enseñanza digna

  • Artistas, intelectuales, escritores y alumnos protestan por la sentencia que lo ha condenado por injuriar a Antonio Fortes

Comentarios 2

"Estos poemas pertenecen a la época gongoriana de Federico García Lorca y coinciden con el homenaje a Góngora de la Generación del 27. Pero esperadme a la semana que viene y si alguien tiene prisa por preguntar algo de literatura -por saber algo sobre Góngora- puede bajar a los juzgados, porque allí saben bastante. Pueden preguntar hasta por un escritor nuevo que han descubierto y que se llama López de Vega".

Con estas palabras despidió ayer el poeta Luis García Montero la clase que tenía previsto ofrecer sobre la obra Mariana Pineda, de Lorca, en la Facultad de Filosofía y Letras. Y eso que el juez Miguel Ángel Torres, en la sentencia que le condena por injurias graves con publicidad a su compañero de departamento José Antonio Fortes, lamenta que en el enfrentamiento no hayan hecho "uso de la ironía y la sátira, sino del insulto y la descalificación".

Era la primera clase del catedrático tras anunciar su marcha de la Universidad de Granada y no pudo continuarla por la emoción que sintió cuando un centenar de personas -entre alumnos, políticos, escritores, periodistas y amigos- le mostró todo su apoyo y protestó por la sentencia. El pintor Juan Vida, el poeta Javier Bozalongo, la diputada provincial de Cultura, María Asunción Pérez Cotarelo, y el concejal de Cultura en el Ayuntamiento y hermano del profesor, Juan García Montero, entre otros, quisieron acompañarle. No hicieron lo mismo los miembros del equipo de Gobierno de la UGR, a pesar de que se rumoreó que alguno de ellos haría acto de presencia.

La entrega fue tal que el granadino tuvo que aplazar la clase y, en su lugar, optó por leer tres poemas de Federico: Suite del Regreso, Aurora en Nueva York y Grito hacia Roma. El último de ellos se lo dedicó a Javier Egea: "Él me enseñó a leerlo".

Acababa de entrar en el aula, entre aplausos, el cantaor Enrique Morente y, minutos antes, Mariano Maresca, profesor de Filosofía de Derecho, leía un manifiesto en el que sus compañeros y amigos mostraron su malestar por lo ocurrido.

En el documento, firmado por el periodista Inaki Gabilondo, el hispanista Ian Gibson, escritores como Juan Gelman, Juan Cruz, Francisco Brines, Benjamín Prado y Caballero Bonald, y músicos como Miguel Ríos y Joaquín Sabina, se señala que la UGR tiene dos problemas: "Ese presunto profesor -Fortes- cuenta con un incomprensible refrendo judicial para seguir propagando sus felonías, mientras la Universidad pierde a uno de sus mejores profesores". "Todos nosotros, profesores, alumnos y ciudadanos, nos sentimos condenados por esa misma sentencia y queremos hacer público nuestro refrendo a la fecunda trayectoria del catedrático, al valor de su magisterio y a su contrastada defensa de la dignidad de las personas y las instituciones libres. Perdemos a alguien muy valioso y nos quedamos con lo que hay. Y no sabemos callarnos", consta en el manifiesto, al que pueden sumarse las personas que lo deseen (www.fipgranada.com).

García Montero, agradecido por el apoyo de los presentes, del "equipo rectoral", los compañeros de la facultad y alumnos, ensalzó la enseñanza pública y abierta: "No he querido coartar la libertad de nadie pero tampoco he querido quitarme la responsabilidad de defender la verdad ante mis alumnos y lectores. Me responsabilizo de lo que he dicho y estoy tranquilo de lo que hago y no hago".

Además, aseguró que "en la vida se me habría ocurrido meter a un juez en una disputa literaria". "Gracias a quien entiende que la memoria no se puede manipular, a quien entiende que la Universidad es una institución pública".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios