Más de 4.300 euros de multa por intentar besar a una compañera

  • El trabajador abordó a la empleada en un almacén en el que se encontraban solos

El juzgado de lo Penal de Motril ha condenado a un vecino de esa localidad a pagar 4.320 euros de multa por abusos sexuales, después de piropear a una compañera en el trabajo e intentar darle un beso en el cuello sin que ella lo permitiera.

Según la sentencia, queda probado que el 24 de enero sobre las 12.00 horas, el acusado coincidió en la empresa con una trabajadora. Encontrándose ambos en el almacén, sin presencia de ninguna otra persona, en ese momento comenzó a decirle que era "muy guapa" y que "su marido era afortunado" para seguidamente pasarle el brazo por encima de los hombros, se acercó más ella para intentarle darle un beso el cuello, empujándole seguidamente, no consintiendo ella el comportamiento del acusado, por lo que se marchó seguidamente hasta el servicio de señoras, lugar donde el acusado no pudo entrar.

Ella estuvo en el servicio de señoras un tiempo hasta que recobró el ánimo. Al salir para reincorporarse a su puesto de trabajo, contó lo sucedido a varios compañeros suyos. Además de la multa de 4.320 euros, el juez ha prohibido al acusado acercarse a la mujer a menos de 150 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios