La evolución de las ciencias

  • El catedrático de Ciencias Luis Castellón presenta un volumen que recoge la historia del Museo Científico del Instituto Padre Suárez, que se creó en 1845 y que recoge ya más de 5.000 piezas

Con su característico sentido del humor, Andrés Sopeña afirmó ayer que "el libro tiene un leer". El escritor era el encargado de presentar el volumen que había prologado la catedrática emérita de la Universidad de Granada, Purificación Fenoll. En el texto introductorio, la investigadora va más lejos y asegura, más rotunda pero menos cómica, que el volumen está escrito "de forma amena y a veces intrigante". Estos comentarios elogiosos no serían tan singulares si refiriesen a otro tipo de publicación, como una novela, pero reseñan un ejemplar de divulgación científica. Y para más inri, de historia del patrimonio científico: el libro sobre el museo del Instituto Padre Suárez.

El autor de la gesta científico-literaria es el catedrático Luis Castellón y el título del volumen Historia y actualidad de un museo científico. 1845-2009, que se presentó ayer por la mañana en el instituto que fundó y acoge la muestra expositiva.

En sus casi 300 páginas se recoge más de siglo y medio de vida. En palabras de Fenoll, el libro es "una exposición detallada de lo que ha sido y es el museo".

Luis Castellón ha sido el último y definitivo nombre que se ha sumado a la relación de científicos que han contribuido a hacer realidad el proyecto. El primero fue Rafael García y Álvarez, vicedirector del Instituto Padre Suárez y uno de los introductores del darwinismo en España, que confeccionó buena parte de las colecciones con las que cuenta el centro. Castellón es el último eslabón de esta cadena evolutiva, que se repasa en el libro.

Esta memoria de las personas que han contribuido con su esfuerzo a aumentar, fijar y conservar los fondos del museo -que no menciona siquiera el de Luis Castellón, que se ha excluido por modestia-, es sólo un capítulo de Historia y actualidad de un museo científico, que se abre con un repaso al patrimonio del instituto y a la consolidación del museo. También se cuenta en El camino hacia el museo su evolución, y se describe tal y como puede verse hoy. Y la última parte está destinada a Los contenidos.

Luis Castellón desconocía ayer cuáles iban a ser los cauces para distribuir la obra, que ha sido editada por la Delegación de Innovación.

Por su parte, el delegado, Francisco Cuenca, dio las gracias ayer por haber brindado a la Consejería la oportunidad de colaborar en este proyecto. "El conocimiento -una virtud que ha fomentado este museo- significa futuro, progreso y cambio de modelo productivo".

Menos prosaica se muestra la catedrática emérita en el prólogo, ya que citando al primer padre del museo recuerda que "no se puede amar lo que se desconoce".

Y muy crítico se manifestó ayer Andrés Sopeña sobre la "relación del museo con el entorno" durante la presentación. "Muchos de los que vienen a Granada y tienen interés científico ni siquiera saben que el museo existe. Y eso que tiene mucho interés. No se publicita".

El libro se suma a las iniciativas que tienen como finalidad divulgar la existencia y el valor del museo entre los que no son alumnos del instituto. Un programa de visitas guiadas ya ha permitido que 6.000 personas puedan bajar al sótano del Instituto Padre Suárez para contemplar los más de 5.000 artículos de Ciencias Naturales y Física que contiene. El libro contribuirá seguro a que el museo siga difundiéndose y difundiendo la virtud del conocimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios