La falta de nevadas marca otra temporada a la baja en la Sierra

  • Después de cinco meses, Cetursa cerró ayer una temporada en la que han visitado la estación casi 900.000 personas

Al inaugurar la temporada en diciembre, el director de Cetursa, Mariano Gutiérrez Terrón, confió en que este año "fuera uno normal" para la estación de esquí de Sierra Nevada, lo que implicaba que, al menos, se lograse superar los "malos resultados" de la temporada anterior. Sin embargo, después de casi cinco meses, la estación invernal cerró ayer sus puertas con un balance que queda lejos de las esperanzas que todos habían puesto en ella.

Desde el día 1 de diciembre, Sierra Nevada ha recibido casi 900.000 clientes, entre los que se cuentan esquiadores y visitantes. En la temporada 2006-2007, esta cifra ascendió a 1.100.039 clientes, de los que 811.844 fueron esquiadores y 288.195 no esquiadores. Mariano Gutiérrez Terrón, durante la presentación de la actual temporada, aseguró que las previsiones de la empresa gestora de Sierra Nevada apuntaban a que entre diciembre de 2007 y la primavera de 2008 la estación de esquí recibiría más de un millón de esquiadores y 500.000 visitantes. Pero no ha podido ser.

¿El motivo? Sin duda, las condiciones climatológicas adversas. Desde que comenzó la temporada, la estación invernal apenas ha recibido tres nevadas más o menos copiosas. La primera, por la que se abrieron más de 32 kilómetros de pistas y se eliminó el cupo de esquiadores impuesto a principios de la temporada, cayó en el mes de enero. La segunda, que fue la que permitió abrir la Laguna, a finales de febrero. Y la tercera, que ha servido para alargar al máximo la temporada, hace escasamente una semana.

Fuentes de Cetursa señalaron que el descenso del número de esquiadores y visitantes se ha debido en gran medida a que la escasez de nieve obligó a mantener el cupo limitado durante dos periodos claves para la estación: las semanas de Navidad y de Año Nuevo. Además, el fuerte viento, que obligó a cerrar totalmente la estación 14 días y a establecer un cierre parcial durante 5 jornadas, restringió aún más el número de clientes de la estación.

"Nos hemos salvado por la producción de nieve artificial", aseguraron desde la estación de esquí. "Abrimos la temporada con 6 kilómetros gracias a la nieve producida. Y hemos aguantado hasta hoy con la ayuda de las puntuales precipitaciones de nieve".

Los resultados de Sierra Nevada, con todo, no son los peores registrados por las estaciones de esquí españolas. A pesar de que en el Pirineo catalán y aragonés la temporada, según fuentes de Cetursa, "ha sido buenísima", la s estaciones de esquí de la Cordillera Cantábrica se han visto aún más perjudicadas que Sierra Nevada esta temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios