La familia Guerrero, dispuesta a retomar el diálogo con la Junta

  • El hijo del pintor, Tony Guerrero, espera que la Junta contacte con él para alcanzar una fórmula que posibilite la permanencia de las obras y la creación de una fundación

"Nosotros no tenemos prisa ni insistimos en sacar la obra si hay una posibilidad de que se forme un museo sólido en el futuro, si hay un planteamiento serio que represente los intereses de la familia, de los aficionados al arte y de las instituciones que participen en una fundación". Con estas palabras, el hijo del artista José Guerrero, Tony Guerrero, expresaba ayer su esperanza de llegar a un acuerdo institucional que posibilite la permanencia de los fondos del pintor en Granada.

Según destacó, la familia espera que la Junta -que asegura estar trabajando para que las obras no abandonen Granada- contacte con ellos para explorar nuevas posibilidades, de modo que "sea posible encontrar una fórmula que funcione para que el centro salga adelante, aunque con una composición legal diferente". Y es que, en su opinión, el problema de fondo en este momento es simplemente "una cuestión de voluntad".

El optimismo del hijo del artista se debe, según confesó, a las "repercusiones positivas" que están teniendo los movimientos de la Plataforma por el Centro Guerrero. Así, aseguró sentirse "esperanzado" y "alegre". Por eso, apuntó que "si hay una posibilidad de que, con la intervención de la Junta y de diferentes instituciones", se estudien fórmulas para que las obras sigan en Granada, "se aplazaría" el traslado de la obra, que aún permanece en el edificio de la calle Oficios.

Precisamente los responsables de la Plataforma por el Centro Guerrero mantuvieron ayer una reunión con el delegado de Cultura, Pedro Benzal, al que solicitaron "que aplique todas las competencias que le asisten, recogidas en el Estatuto de Autonomía de Andalucía y en las diferentes leyes y disposiciones sobre el Patrimonio Cultural de Andalucía" para evitar "a toda costa" la marcha de las 60 obras del artista.

Y es que, según aduce la plataforma, la Junta no puede permitir el traslado de la colección, que estaba previsto para finales de diciembre, hasta que la Diputación no entregue una solicitud formal a la administración autonómica en la que, además, argumente los motivos del mismo. Por ello, la organización valora que "al menos durante cuatro o cinco meses, las obras seguirán en Granada", con lo que "se habrá ganado tiempo para posibilitar un acuerdo"

Fuentes de la Consejería de Cultura confirmaron ayer este extremo y lo basaron en la necesidad de dar de baja de la Red de Museos de Andalucía al Centro Guerrero, que fue integrado en este mapa comunitario hace casi siete años. Sin embargo, precisaron que se trata de un mero trámite administrativo: "si ese centro desaparece y la Diputación lo da de baja debe dejar de existir también como museo dentro de la red", señalaron las mismas fuentes.

Por su parte, el responsable del área de Cultura de la Diputación, Jorge López, explicó que el ente provincial aún no ha tramitado la petición ante la Consejería de Cultura porque no ha recibido todavía la comunicación oficial de la familia en la que indique cuándo debe realizarse el traslado de las obras, qué persona será la receptora de las mismas y en qué lugar.

Una vez que esto ocurra, según avanzó el responsable, se solicitará el traslado a la Junta, que agilizaría los trámites porque las obras son de titularidad privada y, por lo tanto, "no son patrimonio público andaluz". No obstante, el responsable asegura que la Diputación no quiere precipitarse, ya que "siempre ha defendido la permanencia de las obras en el centro", de modo que "hemos quedado en que comunicaríamos el traslado a la Junta una vez que la familia nos indique cuándo debe efectuarse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios