La familia del joven ahogado en Loja pide ayuda para repatriar su cuerpo

  • Necesitan 5.000 euros para que la funeraria traslade el cadáver de Farhane Mohcin a Marruecos · Ayer le practicaron la autopsia en el Anatómico Forense · La Guardia Civil toma declaración hoy a los testigos

Comentarios 1

La familia de Farhane Mohcine, el joven marroquí que murió ahogado en Loja el pasado lunes al intentar salvar a dos niños, necesitan desesperadamente 5.000 euros para que la funeraria traslade su cadáver, que se encuentra en el Instituto Anatómico Forense, donde se le practicó la autopsia sin que haya trascendido el resultado. Hasta allí se desplazaron ayer sus familiares, que desean trasladar a Marruecos el cuerpo sin vida del joven, que tenía 22 años. Por ello buscan el apoyo de las asociaciones musulmanas y del Consulado de Marruecos en Málaga, según explicaron.

Fuentes de la Guardia Civil explicaron que en el día de hoy se le tomará declaración los testigos, tanto a los padres de los pequeños como a los menores, y se trasladará la información al juez. El caso lo lleva el Juzgado de Instrucción 1 de Loja. La tragedia ocurrió en torno a las 19:30 horas del lunes, cuando el chico trató de rescatar a dos menores de 6 y 9 años, familiares suyos, que se bañaban en una balsa de riego ubicada cerca del cortijo de Las Mozas donde residen junto a sus padres y familiares.

En principio parece que la colchoneta hinchable en la que ambos flotaban estaba en mitad de la balsa y los pequeños no eran capaces de salir, motivo por el que el joven de 22 años decidió tirarse a la balsa de riego para rescatar a los menores muriendo posteriormente.

Los vecinos del lugar aseguran conocer al joven y a la familia que tenía en Loja, dos tíos y los hijos de ambos, los pequeños a los que les salvó la vida. "Los conocíamos de vista, de verlos comprar en la tienda de aquí y de llevar a los niños a la escuela, aunque no eran muy dados a relacionarse con los vecinos", afirma Rafael, dueño de un bar cercano. Este vecino también asegura que "llevaban como dos o tres años" trabajando en la zona, aunque desconoce si vivían en la misma finca y si trabajaban en ella.

La balsa de riego donde se produjo el trágico suceso es visible desde la carretera que une Loja con Ventas de Zafarraya. Está situada junto a un caserío de la finca y flanqueada por unos árboles. Abastece de agua a las tierras limítrofes, así como a las ovejas con las que cuenta el cortijo. Rafael asegura que su origen es "antiquísimo" y que "no está muy cuidada para el baño".

Antonio, otro vecino de la zona, asegura que es habitual ver a personas bañarse en esta alberca durante la época de verano. "No es una balsa de riego gigantesca como estamos acostumbrados a ver. Es casi como una piscina pero un poco más grande, por lo que me extraña que haya podido ocurrir este fatídico hecho", apunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios