Los familiares de los presos de Albolote, alarmados ante la difusión de incidentes

El director del Centro Penitenciario de Albolote, Nahum Álvarez, consideró ayer que la decisión del sindicato Acaip de hacer públicos todos los incidentes que se produzcan entre presos y funcionarios es "respetable", aunque advirtió de que ninguno de ellos es grave y su difusión está generando alarma entre los familiares de los internos. Las declaraciones de Álvarez se producen después de que el martes el sindicato Acaip informara de dos nuevos "intentos de agresión" a funcionarios registrados el pasado domingo 21 y lunes 22 en el departamento de Aislamiento y en el Módulo Cinco respectivamente, donde uno de los reclusos intentó "estrangular" a un trabajador y otro insultó y "amenazó" a los funcionaros que evitaron que agrediera a otro preso.

En declaraciones a Europa Press, Álvarez aseguró que no es partidario de que "se oculte nada" de lo que ocurre en el centro, aunque advirtió de que todos los incidentes acaecidos hasta la fecha "fueron leves", en cuanto que no ha sido necesaria la evacuación a un centro sanitario de ninguno de los implicados.

Asimismo, aseguró que no se ha producido "ninguna agresión directa" a los funcionarios. "Otra cosa es que un trabajador medie en un conflicto entre presos y en esa intervención sufra algún hematoma", matizó el director del centro, quien opinó además que estos incidentes "entran dentro de la normalidad" en una cárcel con 1.800 reclusos.

En este contexto, advirtió a Acaip de que la estrategia sindical que está siguiendo "está generando alarma entre los familiares de los presos", que llaman "angustiados" al centro para preguntar qué ha pasado.

"Los propios presos les dicen que no pasa nada pero las familias no lo saben y cuando se publicó el intento de motín -que no era tal- algunas de ellas habían interpretado que sus parientes estaban heridos", relató Álvarez, quien opinó además que esta estrategia tampoco favorece que haya un clima de tranquilidad en la cárcel.

Acaip aseguró el martes que a las 13:00 horas del pasado domingo fue reclamada la presencia del jefe de servicios en el departamento de Aislamiento a causa del comportamiento agresivo de un interno, que tuvo "gestos amenazantes" hacia él con algo que tenía en las manos.

En un momento determinado, el interno se llevó la mano al cuello, instante este en el que el jefe de servicio decidió abrir la celda para evitar que sufriera daños por una posible autolesión, sin embargo el recluso se abalanzó sobre él y le cogió por el cuello, teniendo que ser socorrido por sus compañeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios