El fiscal se opone a que Olivo haga obras de seguridad en el Nevada

  • Alega que el promotor no justifica en detalle las obras que pretende ejecutar

El fiscal del caso Nevada por presuntas irregularidades urbanísticas en la tramitación y ejecución del macrocentro comercial de Armilla, se ha opuesto a la petición del promotor, Tomás Olivo, de levantar temporalmente la paralización judicial de las obras para ejecutar obras de seguridad. Según el dictamen del fiscal, emitido a requerimiento del juez instructor, Miguel Ángel del Arco, insiste que resolución de paralización ratificada en su momento por la Audiencia de Granada "no admite modificación alguna".

En opinión de la Fiscalía, "sigue sin justificarse detalladamente" por la promotora de Parque Nevada, Galerías Comerciales S.A., "la justificación precisa de las obras de cerramiento y aseguramiento pretendidas". En ese sentido, el ministerio pública asegura compartir con el juez Del Arco los argumentos "en cuanto a que la empresa promotora ha omitido facilitar los datos recabados por los peritos judicialmente designados para pronunciarse sobre el particular". Y añade que no le merece "ningún crédito la solicitud -de Tomás Olivo- que se limita a combatir las apreciaciones del penúltimo de los informes evacuados por parte del Seprona y de los emitidos con anterioridad por los peritos, descalificando gratuitamente a unos y otros con modos procesalmente inapropiados".

De forma, la petición del promotor del controvertido centro comercial, que recientemente derribó una de sus escaleras laterales que entorpecía el paso de la futura escalera del Metro, pierde serias opciones de ser autorizada por el juez de instrucción 6, que, no obstante, recabará la opinión del resto de partes personadas en la causa antes de toma una decisión.

En auto de junio de este año, ante el recurso presentado para revocar la orden de paralización de las obras, el juez Del Arco negó la reanudación de los trabajos al considerar que la construcción casi terminada del centro presentaba "indicios de no adaptarse a la estricta legalidad". Junto al promotor Tomás Olivo, en el caso están imputados, el ex alcalde de Armilla, José Antonio Morales, y el ex concejal de Urbanismo, Gabriel Cañavate.

El dictamen de Fiscalía se produce a raíz del escrito entregado por la procuradora de Tomás Olivo al juez en el que solicitaba autorización para concluir la estructura del edificio mediante la instalación de la cubierta al objeto de evitar accidentes como el ocurrido el pasado mes de agosto. En aquella ocasión una chapa del edificio del Centro Comercial Nevada salió despedida por el fuerte viento que la arrastró más de cien metros hasta estrellarse en el tejado de una casa cercana sin que ocasionara daños a personas. "Las obras de la cubierta son necesarias para salvaguardar la seguridad del edificio" que "ha venido sufriendo un progresivo deterioro que pone incluso en peligro a terceras personas", decía el escrito de Olivo. El promotor recordaba que el director de la obra ya avisó que si se prolongaba la situación precaria del edificio existía un riesgo de desprendimiento que podía ser "dramático" por la presencia continua de personas que residen en las viviendas colindantes o que transitan por la carretera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios