Granada

"Los funcionarios de Urbanismo están trabajando sin chanchullos"

  • El alcalde niega que haya "atasco" en el área de licencias

  • El PP le acusa de paralizar la ciudad

El alcalde junto a miembros del equipo de Gobierno y vecinos ayer en la Chana. El alcalde junto a miembros del equipo de Gobierno y vecinos ayer en la Chana.

El alcalde junto a miembros del equipo de Gobierno y vecinos ayer en la Chana. / javier algarra

La queja de los promotores y constructores desató ayer una oleada de reacciones en cuanto a la gestión que realiza el área de Urbanismo. El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, salió a primera hora en defensa de los funcionarios de este área que trabajan con la "máxima transparencia y lealtad a la ciudad y sin ningún tipo de chanchullo que es lo que hacía antes el equipo del Gobierno", dijo. De esta forma, el alcalde defendió la nueva etapa de gestión en Urbanismo, la concejalía tocada por los distintos casos judiciales que han sacudido los cimientos del Ayuntamiento.

Francisco Cuenca culpó al PP de haber "parado" algunos proyectos y negó que la gestión de licencias esté bloqueada. "El 90% de las que entraron en 2017 se pusieron en marcha", dijo el alcalde asegurando que algunos proyectos tienen una vía más lenta por estar inmersos en el ámbito judicial. "Hay dos claves fundamentales: si en algún momento la ciudad ha tenido paralizados cientos de proyectos, ha sido por la falta de transparencia y los líos urbanísticos del equipo anterior", recalcó el primer edil.

El concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández Madrid, reconoció que la Asociación de Constructores y Promotores denunció la pasada semana el bloqueo de 16 proyectos. "De éstos, a once les faltaba documentación", explicó el edil tras remarcar que, "si a todo el mundo le exigimos la documentación, a los constructores también".

Por último, el concejal volvió a ofrecer a los constructores y promotores la celebración de un encuentro que incluya a los grupos municipales de la oposición para aclarar dudas y buscar soluciones. No obstante, destacó que la falta de personal impide en cierto modo brindar una mayor agilidad. "Ya conocen los problemas de personal del Ayuntamiento", dijo el edil quien puso como ejemplo que también faltan bomberos o policías locales.

La ACP denunció el pasado miércoles que el atasco de licencias en el área conlleva que la ciudad deje de ingresar mas de 3,3 millones. También se pierden inversiones que superan los 40 millones de euros con la consiguiente pérdida de empleo con en torno a 1.500 puestos menos.

Ante esta situación, el grupo municipal popular pidió ayer al equipo de Gobierno soluciones urgentes. El PP resaltó que el "inexplicable retraso" en la concesión de licencias que denuncian los constructores es "otra muestra de la falta de capacidad del gobierno de Cuenca".

El portavoz adjunto del grupo, Antonio Granados, resaltó que esa denuncia no hace sino "dar la razón" al PP, que desde la llegada de Cuenca a la alcaldía ha protestado en plenos y en comisiones de Urbanismo contra este "atasco", que tiene como peor consecuencia "la paralización de la ciudad". "Cuenca no se da cuenta de que el trabajo está mal distribuido en el área de Urbanismo. Habrá un número muy elevado de expedientes para concesión de obras menores y declaraciones responsables, pero hay que distinguir entre la tramitación que conlleva el arreglo de un baño o la remodelación de una vivienda de la construcción de nuevos bloques de viviendas, hoteles o naves, y esas obras son las que están bloqueadas", detalló.

El concejal subrayó que los retrasos, en muchos casos, se prolongan por espacio de más de un año, tanto para la concesión de una licencia de obra como para la de ocupación. "Durante ese periodo, inexplicablemente largo, los promotores se ven obligados a esperar y a soportar los efectos negativos de esa demora, como por ejemplo la carga financiera a la espera de que la administración local autorice el proyecto", indicó.

Granados no aceptó "la excusa" del gobierno de Cuenca de que los funcionarios de Urbanismo están sobrecargados. "No es de recibo que se derive la responsabilidad en los trabajadores. Lo que hace falta es una planificación adecuada de las tareas y una buena distribución del personal para que "los grandes proyectos, que son los que generan más inversión y puestos de trabajo" salgan adelante en un plazo razonable de tiempo. "El problema no es del área de Urbanismo sino de quienes gestionan de manera tan pésima este ayuntamiento, con Francisco Cuenca como máximo responsable", insistió el edil.

Según las cifras de la ACP, entre los proyectos afectados por esta parálisis se encuentran dos hoteles, concesionarios de coches, promociones de viviendas, obras de rehabilitación, residencias etc. Todo a pesar de que durante 2017 se hayan atendido, según fuentes municipales, más de 8.700 licencias. La asociación asegura que la mayoría se corresponden con licencias de obra menor que en muchos casos se resuelven mediante declaración responsable de los afectados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios