Tres funcionarios de la prisión, agredidos en menos de dos semanas

  • El sindicato Acaip solicita un incremento de medio centenar de guardias en la cárcel

Tres funcionarios del Centro Penitenciario de Albolote han sido agredidos por internos en las últimas dos semanas, según informaron fuentes del sindicato Acaip, que reclama la incorporación de más medios humanos, al menos 50 personas, para garantizar la seguridad en la prisión.

La primera agresión se registró el pasado viernes 20 de mayo, cuando un interno al que se le iba a cambiar de módulo propinó varios golpes a un educador, al que también zarandeó ocasionándole varias contusiones y moratones.

Unos días después, el 23 de mayo, otro funcionario fue agredido cuando trató de mediar en una pelea entre presos del módulo cuatro, "uno de los más conflictivos y donde hay más hacinamiento de presos" a juicio de los trabajadores. Según la versión de Acaip, el funcionario fue agredido por parte de un interno al que trató de separar de sus compañeros, a lo que éste reaccionó de forma agresiva y se lanzó contra él para poder reducirlo y continuar con la pelea. Finalmente fue necesaria la intervención de una decena de trabajadores para normalizar la situación en este módulo.

La última agresión a un funcionario se produjo este pasado lunes, también en el modulo 4, donde un preso con problemas mentales, "sin mediar palabra y sin ningún motivo", mordió a un funcionario en la mano derecha. Afortunadamente llevaba guantes de trabajo y no sufrió grandes daños, aunque en el forcejeo posterior recibió varios golpes en las rodillas y las espinillas por parte de este preso.

De hecho, desde Acaip afirman que una de las asignaturas pendientes de la cárcel de Albolote es contar con módulos especiales para los presos con alguna discapacidad mental, de modo que sea más fácil controlarlos y reducir los incidentes.

Por otra parte, los trabajadores siguen trabajando para evitar la entrada de droga en la cárcel y en el marco de esta labor este pasado lunes se decomisaron 270 pastillas de trankimazin y metadona a un preso que intentó entrar en el centro penitenciario tras un permiso con esta sustancia dentro de su cuerpo.

El interno fue localizado en la entrada a la cárcel, después de que se hubiera extendido el rumor de que transportaba droga en su interior y de que los funcionarios le sometieran a una radiografía para comprobarlo. Desde Acaip han querido destacar la importancia de esta labor dado que en los dos últimos años han muerto al menos seis personas por consumo abusivo de estas sustancias en la cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios