El futuro notarial 'canta' en Granada

  • El Colegio Notarial de Granada, junto a Sevilla, celebra las oposiciones al Cuerpo de Notarios, en las que más de 600 candidatos aspiran a conseguir una de las 76 plazas que el Estado oferta por cada tribunal

Tras casi dos décadas (desde 1989), el Colegio Notarial de Granada vuelve a convertirse en la sede -junto al de Sevilla- de uno de los exámenes más duros de la Administración Pública: las oposiciones a notario, a las que este año accederán 1.227 candidatos de toda la geografía española.

Más de seiscientos entregados estudiantes pasarán por las instalaciones de la calle San Jerónimo para conseguir, con suerte y temple, alguna de las 76 plazas convocadas este año por cada tribunal, más cuatro reservadas a personas con discapacidad.

Actualmente se está celebrando la primera prueba, sobre Derecho Civil y Fiscal, que se extenderá hasta finales del próximo mes de julio y todo está dispuesto en el Colegio. Los candidatos acceden a una amplia sala de espera donde pueden compartir su nerviosismo con familiares y amigos o bien encerrarse en alguno de los estudios habilitados para este fin hasta que son llamados a examen.

Sólo la sobriedad de la sala -con pomposos muebles y sillas de terciopelo- impone al más ducho en exámenes orales, aunque la presencia del mismo decano -que ejerce de presidente del tribunal-, el secretario (Salvador Torres Ruiz) y los cinco vocales (Adela Frías, Concepción Rodríguez, Fernando Bertrán, José Torres y Antonio J. García) aposentados tras altas columnas de códigos y compendios jurídicos suele ser lo que más acongoja a los opositores. Por suerte para los examinados, los miembros del tribunal intentan hacer lo más dulce posible este amargo trago.

Una vez sacadas las bolas del temario -todo examen es una lotería-, al opositor sólo le queda por delante, en el mejor de los casos, una hora para, cronómetro en mano, exponer al tribunal los cuatro temas correspondientes. Sesenta minutos en los que se decide si los esfuerzos realizados en los últimos años -unos cuatro o cinco como mínimo, salvo excepciones- dan sus frutos.

Según el decano del Colegio Notarial de Granada, Andrés Tortosa, sólo entre 150 y 200 de estos aspirantes a notarios y corredores de comercio -pues ambos cuerpos se unificaron en el 2000- continuarán 'cantando' ante el tribunal en el siguiente examen, sobre Derecho Mercantil, Hipotecario, Notarial, Procesal o Administrativo. De ellos, un centenar conseguirá realizar el primer examen escrito y, prácticamente la totalidad de los aprobados, serán también aptos en el segundo, obteniendo una de las ansiadas plazas. Para hacer el calvario lo más breve posible, el tribunal publica por la noche las notas de los examinados durante la tarde.

No obstante, el decano del Colegio de Notarios de Granada aconseja a aquellos que no aprueben que no abandonen su objetivo, pues recuerda que muchos de los suspensos han demostrado estar capacitados para el puesto, aunque los aprobados lo hicieron mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios