Los granadinos ponen a prueba la utilidad del Metro

  • Tras la euforia y la curiosidad del día inaugural, el nuevo transporte se incorpora a la rutina de los usuarios

  • El primer termómetro de actividad, este fin de semana con la patrona y el fútbol

Día 2: normalidad. El segundo día de funcionamiento del Metropolitano de Granada pasó sin incidencias mayores y con un elevado número de pasajeros en las horas puntas del día. La normalidad que se instaló el primer día continúa, de momento, mientras los granadinos siguen montándose y viajando para probar su eficiencia, calculando tiempos y decidiendo si merece o no la pena usar el nuevo y recién inaugurado transporte público.

La pregunta más repetida ayer fue: "¿Pero a ti te trae a cuenta?". Y es que, una vez pasada la euforia inicial, en la que 23.500 personas se subieron al Metro, toca hacer cuentas sobre la verdadera utilidad del tranvía. La frecuencia de paso del metro se mantiene en 12 minutos, los trenes circulan a una media de 18 km/h y el trayecto total, de Armilla a Albolote y viceversa, 55 minutos.

Mientras los granadinos esperan a que se alcance el objetivo de 47 minutos de extremo a extremo, a 20,6 km/h y frecuencia de paso de ocho minutos, las cuentas de cuanto se tarda de parada en parada, y de zona en zona varían según la persona y los puntos de inicio y fin de viaje.

En las primeras horas del segundo día, coincidiendo con el primer paso por las vías del Metro a primeras horas, la afluencia de pasajeros no fue alta. Aunque los vagones no fueron vacíos, algún asiento se quedaba libre. Esta tónica se repetía conforme el reloj iba sumando horas.

Poco a poco, la afluencia de pasajeros aumentó, espoleada por personas jubiladas y por la gente que se movía por los comercios. Especialmente significativa la entrada de pasajeros desde la parada Sierra Nevada, situada a las puertas del Centro Comercial Nevada, a pesar de la gran cantidad de plazas de aparcamiento existentes en el citado comercio y su fácil acceso por carretera. La parada de la estación de autobuses también era de las más concurridas, en la que siguen montándose turistas recién llegados, aunque no es lo que más predomina en el Metropolitano.

En la llegada de las horas puntas coincidieron en las paradas del Metropolitano personas que regresaban del centro de la ciudad, trabajadores, universitarios, menores de edad y padres con niños. La mayor afluencia se dio entre las nueve paradas situadas entre Estación de Autobuses y Andrés Segovia, aunque concretamente, las tres paradas subterráneas y el campus de Fuentenueva fueron un continuo ir y venir de personas.

En esas horas, las incidencias del segundo día de tránsito del Metro fueron las mismas que el día anterior. Pequeñas aglomeraciones a la entrada de los vagones, cruces de peatones en las vías y vehículos que se quedaban parados en ellas, ocasionando frenazos y pequeños retrasos.

¿Cuál será el siguiente test del Metro? Este fin de semana se presentan varios eventos en la ciudad que pondrán a prueba el funcionamiento de la infraestructura. Al aumento de turistas que sufre la ciudad en fin de semana, animados por el buen tiempo que aún se mantiene, se suma el partido de fútbol de esta tarde, a las 18:00 horas, en el Estadio Nuevo Los Carmenes. El derbi regional entre Granada y Córdoba será una prueba importante, y servirá para ver si los granadinos dejan el coche en el garaje.

El festival de música Granada Sound también será relevante, aunque el Cortijo del Conde quede alejado de las paradas. Las palabras de José Entrena el jueves apuntando una pronta ampliación de las líneas hacia Santa Fe y Las Gabias son esperanzadoras pero no responde a los festivaleros, que deberán esperar a que se consolide la línea actual y se consensúe su ampliación. Aún así, la salida desde Albolote de un último tren a las 02:00 horas de la madrugada puede hacer que a los asistentes caminen hasta coger el Metro.

Otro evento importante se producirá mañana, con la procesión de la Virgen de las Angustias. La patrona de la ciudad transitará por las calles junto a sus fieles, y obligará a cortar el tráfico en algunos lugares. Habrá que comprobar si el Metropolitano se convierte en una opción para desplazarse, a pesar de la lejanía de sus paradas a la Basílica.

Tras la avalancha de pasajeros, ahora la lucha del Metro está en consolidarlos. Intentar que, poco a poco, a los viajeros les salga a cuenta utilizarlo. Solo queda esperar a ver cómo se superan estos intensos días tras el estreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios