Granada

El 'grifo' financiero sigue cerrado

  • Promotores y constructores indican que la nueva línea del ICO tiene poca incidencia · Los empresarios exigen a la administración que pague con agilidad a sus proveedores

Comentarios 2

Hace apenas tres semanas, cuando entró en vigor la nueva línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial para pequeñas y medianas empresas, el secretario general de la Asociación de Constructores y Promotores de Granada (ACP), Francisco Martínez Cañavate, aseguraba que el sector confiaba en que esta nueva campaña de financiación sirviese para que el dinero también llegara a las empresas más necesitadas del 'ladrillo'. Sin embargo, casi un mes más tarde, Martínez Cañavate reconoce que las cosas han cambiado muy poco.

"La línea ICO-Pymes tiene unas características muy especiales y sólo se están dando algunas cosas, pero con cuentagotas y con mucha supervisión", explica el representante de los promotores y constructores granadinos. Pero, el verdadero problema, según Francisco Martínez Cañavate, no es que finalmente la línea ICO se haya revelado como una iniciativa poco efectiva para un sector en entredicho, sino que las entidades financieras siguen sin abrir el 'grifo'. "Las subastas de liquidez que ha organizado el Gobierno no están llegando a las empresas. Según los bancos, siguen sin tener la liquidez necesaria para que den créditos y préstamos con alegría, así que exigen a las empresas que solicitan financiación un plan de viabilidad y las someten a un control exhaustivo", asegura Martínez Cañavate.

El miedo a los impagos es uno de los factores determinantes para que bancos, cajas y cooperativas de crédito hayan extremado las precauciones y, con ello, las exigencias, antes de conceder préstamos a empresas relacionadas con la construcción. Conscientes de que el sector no pasa por su mejor momento -la compraventa de viviendas se ha reducido considerablemente-, los constructores y promotores granadinos instan a las entidades bancarias a que al menos liberen financiación para los particulares. Pero el caso es que, aunque las entidades financieras aseguren que son los consumidores los que han limitado la demanda de créditos, "no se están concediendo hipotecas", aunque es el "siguiente paso para salir de la crisis".

El sector de la construcción no es el único afectado por la 'sequía' financiera que han impuesto bancos, cajas y cooperativas de crédito. De ahí que las máximas autoridades de los gobiernos central y autonómico estén manteniendo encuentros con los principales representantes financieros para que cambien su actitud. Ayer fue el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el que mantuvo un encuentro -el segundo- con los directivos de Santander, BBVA, Banco Popular, la Caixa, Bancaja y Caja Madrid para que 'arrimen el hombro' ante la recesión. Y el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, anunció que este jueves se reunirá con los representantes de las cinco cajas andaluzas para que normalicen la concesión de créditos a familias y empresas.

El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, asegura que a nivel operativo, ni las subastas de liquidez ni la nueva línea ICO-Pymes están llegando a sus destinatarios. "Cuando se anuncian medidas de este tipo, siempre se ven con buenos ojos. Pero el caso es que la realidad dista mucho de lo que se promete y, a la hora de la verdad, las empresas no estamos viendo ese dinero", asegura el representante de los empresarios, que deja claro que "hace unos meses el problema de las empresas granadinas era el circulante, la liquidez, y que ahora sigue siéndolo". Por ello, Cuerva anuncia que la CGE está negociando con las entidades financieras de la provincia la adopción de un paquete de medidas destinadas a "mejorar" la liquidez del sector empresarial.

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Granada, Javier Jiménez, señala que, "aunque lo más importante para intentar frenar la crisis y el crecimiento de paro es que los bancos abran la mano para ayudar a las empresas", la Administración tiene que poner en marcha la "búsqueda de otros mecanismos" para mejorar la precaria situación del tejido empresarial. Y es que, según Jiménez, la línea ICO va a facilitar las cosas, pero no es suficiente. "Las administraciones tienen que hacer un esfuerzo por pagar a sus proveedores. Se necesita liquidez", indica y otorgarla no es sólo responsabilidad de las entidades financieras. Además, el presidente de la Cámara insta al Gobierno central a que "busque soluciones para aplazar determinados pagos, como el IVA".

Los jóvenes empresarios tampoco lo están teniendo fácil. El presidente de AJE Granada, Joaquín Rubio, señala que aunque las nuevas medidas del Gobierno son bienvenidas -"por poco que se haga, bueno es"-, por el momento no se están traduciendo al día a día de las empresas. "La línea ICO-Pymes se está notando, pero se desarrolla muy poco a poco. Y las entidades financieras siguen en la misma línea. Dicen que sí dan créditos, pero luego exigen lo que no habían exigido nunca y las empresas no pueden afrontar los requisitos". Rubio coincide con la Cámara de Comercio en su petición de que las administraciones públicas se conciencien de los problemas de liquidez. "Deben pagar las facturas a sus proveedores en tiempo y forma. Nunca ha sido así, pero en tiempos de crisis es necesario", asegura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios