Siete heridos tras el choque de un camión, un microbús y un turismo

  • La conductora del coche que se vio implicada en los hechos se encuentra en estado grave

La suerte se alió ayer con las siete personas que resultaron heridas, entre ellas dos niños de corta edad, en un accidente de tráfico ocurrido en la N-340, en Almuñécar, y en el que se vieron implicados un camión cisterna, un turismo y un microbús con sólo dos ocupantes.

El siniestro tuvo lugar poco antes de las 12:00 horas en el kilómetro 320 de esa carretera después de que el camión cisterna, que transportaba nitrato cálcico, se atravesara en la calzada al levantársele el remolque cuando tomaba una curva en una zona de pendiente descendente.

La carga, una sustancia líquida, arrastró unos diez metros al microbús, que circulaba en dirección contraria y que golpeó a su vez al turismo hasta el margen de la carretera. El camión volcó en la calzada, mientras que el turismo quedó, tras sobrepasar el quitamiedos, en un socavón que da inicio a un precipicio de más de cien metros de profundidad, retenido por unos árboles. El microbús, ocupado por dos personas -que iba a recoger a unos vecinos de Álora (Málaga) que estaban de vacaciones en un hotel de Roquetas de Mar (Almería)-, se quedó a menos de medio metro del barranco gracias a una barrera protectora que rompió en parte como consecuencia del impacto. "Tenemos que darle gracias a Dios, ya que mi coche no ha llegado a volcar, con lo que el turismo se quedó sujeto con unos matorrales en el barranco", señaló el conductor del microbús, Juan Álvarez.

El accidente se saldó con un total de siete heridos de distinta consideración y que evolucionan de forma favorable. La más grave, la conductora del turismo, que fue intervenida de urgencia de las heridas que presentaba, y que al cierre de esta edición estaba estable e ingresada en la UCI. En el turismo viajaban cuatro personas más, de las que tres han sido dadas de alta, entre ellas un menor de 15 años y un bebé de nueve meses. El conductor del camión siniestrado continuaba en observación, no descartándose que pudiera ser dado de alta esta misma noche, al igual que el acompañante del conductor del microbús. Hasta el lugar se desplazaron los bomberos de Almuñécar y Motril, la Guardia Civil y el 061.

Según narró Álvarez, vio como el camión cisterna volcaba y se le venía encima sin poder hacer nada. "Nos ha rebañado y nos ha llevado para abajo", explicó al tiempo que aseguraba que "estamos vivos gracias a Dios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios