Un hombre muere intoxicado por el humo de un brasero en Baza

  • El fallecido fue encontrado por los bomberos del municipio en su domicilio junto a su mujer, que fue trasladada en estado grave al hospital comarcal

El Centro de Coordinación de Emergencias de la Junta de Andalucía 112 recibió poco antes de las 12.00 horas de ayer una llamada preocupante desde Baza. El comunicante aseguraba que estaba llamando a la puerta de la vivienda de una pareja mayor y estaba preocupada porque no abrían, le extrañaba. Son ancianos y no sabe lo que puede pasar, se teme lo peor. En ese momento, el 112 activa un dispositivo para que desplacen hasta el lugar del que procedía la llamada de aviso la Policía Local de Baza, los bomberos de la localidad del Norte de la provincia y efectivos sanitarios del 061, que llegan a la barriada de Cuevas de Fuensanta en cuestión de minutos.

Se vuelve a repetir la operación. Se llama a la puerta, pero nadie responde. Se sospecha que la pareja de ancianos están dentro, por lo que de inmediato se conviene que los bomberos busquen un punto de acceso a la vivienda para poder comprobar qué es lo que pasa dentro.

La entrada más sencilla es cortar los barrotes de la verja de una ventana, justo al lado de la puerta que da acceso a la vivienda. Los bomberos prácticamente la arrancan, sacándola de los anclajes a la pared, y entran por el marco para llevarse una desagradable sorpresa. En el interior de la casa, el hombre yace muerto, mientras que la mujer aún mantiene las constantes vitales.

El 061 no puede hacer nada por el primero más que certificar su fallecimiento. Se trataba de un varón que responde a las iniciales R.M.E., de 63 años. Los efectivos sanitarios se hacen cargo de la mujer. Tras una primera evaluación, se comprueba que su estado es grave, por lo que se decide su traslado al hospital más cercano, el ubicado en el mismo municipio bastetano. Allí quedó ingresada en observación tras ser trasladada en ambulancia, según informaron fuentes de la Policía Local de Baza. Tanto la identidad como la edad de la mujer intoxicada no han trascendido.

Mientras tanto, comenzó la investigación para intentar aclarar lo sucedido. Según las primeras pesquisas, tanto la muerte del anciano como la gravedad de la mujer se deberían al monóxido de carbono procedente de una estufa, un brasero de picón con el que la pareja intentaba paliar en el interior de la casa las bajas temperaturas que se viven en los últimos días en la provincia.

Aún así, los agentes policiales continúan con las pesquisas pertinentes para esclarecer las causas de la muerte del anciano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios