Los indignados inician el desalojo con una protesta por la reforma laboral

  • La manifestación, que arrancó en la Caleta y terminó en Plaza del Carmen, hizo una parada a las puertas del Subdelegación para realizar una cacerolada

Comentarios 3

Los indignados granadinos movieron ayer una nueva ficha en forma de protesta desde la Caleta a la Plaza del Carmen y desde allí para empezar su dispersión por los barrios y los municipios granadinos. La manifestación convocada a las 19:00 horas contra la reforma laboral fue el punto de partida del desalojo de la Plaza del Carmen, que comenzó anoche y durará hasta mañana sábado, cuando se pondrá el definitivo punto y final a la acampada con otras protestas por la constitución de los ayuntamientos.

Lo que está claro es que el 15-M granadino emprendió ayer otro paso más. Una nueva etapa que empezó con la salida de unos 400 jóvenes -según cálculos de la Policía Nacional- de la Caleta en dirección a la Subdelegación del Gobierno, donde realizaron una cacerolada antes de proseguir su marcha hasta la plaza que, hasta la fecha, había sido su campamento base.

La Asamblea de Los Pajaritos, uno de los grupos en los que ya se está diversificando el movimiento, ha sido la organizadora de esta propuesta. Ayer, dos de sus integrantes, Manu Chamorro y Laura Maestre, explicaban al inicio de la concentración en la Caleta, que la idea había surgido de la gente más mayor. "El rechazo a la Reforma Laboral es uno de los seis puntos básicos de las reivindicaciones del movimiento, y en la asamblea del pasado viernes día 3, en la que nos reunimos 42 personas, se propuso organizar esta iniciativa".

De esta forma querían manifestar su "más enérgico rechazo" ante la reforma, que aprobará hoy el Gobierno por decreto ley y "que debilitará la negociación colectiva".

Con una gran pancarta en la que podía leerse "Nos indigna vuestra reforma laboral", con los primeros cacerolazos y gritando consignas, los manifestantes emprendieron la marcha que los llevará a ellos también a otro nuevo modelo de autogestión.

Fue en la asamblea de Plaza del Carmen en la madrugada del jueves -a las tres de la mañana- cuando se consensuó lo que llevaban semanas debatiendo en las reuniones: que se disolvería el campamento pero de forma paulatina, desde el jueves, como pedían algunos, hasta mañana. "Aunque cuando lleguemos empezaremos a limpiar, esta noche (por ayer) y la de viernes se quedará gente a dormir, porque cosas como el equipo de sonido no se pueden quitar rápidamente", explicaban los dos jóvenes de la Asamblea de los Pajaritos.

Los indignados, que permanecen desde el pasado 17 de mayo en la Plaza del Carmen, aprobaron un plan para levantar el asentamiento.

Está previsto que hoy continúen las tareas de desmontaje, así como las actividades de los distintos grupos de trabajo. Además, durante esta jornada se trabajará en la limpieza de la plaza con vistas a que mañana quede libre el espacio.

Mañana culminará este plan con las movilizaciones con motivo de la toma de posesión de los cargos del Ayuntamiento. A partir de esa misma noche, la asamblea ha decidido desvincularse de aquellas personas que pudieran pernoctar en este lugar, que el miércoles mostraron su rechazo al desalojo voluntario llegando a enfrentarse al resto de la asamblea.

Aún así, la Plaza del Carmen no se abandona totalmente, ya que continuará en ella un puesto de información ya existente, un pequeño mostrador donde se atiende a los ciudadanos que quieren conocer el movimiento. Aunque la nueva estructura organizativa, que ya está funcionando en varios barrios de la capital -Zaidín, Centro, Albaicín, Chana, Pajaritos o Relejo- y por la provincia -Órgiva, Maracena, Valle de Lecrín, Dúrcal, Padul, Guadix o Baza- será el punto fuerte de esta asamblea, que no quiere desaparecer sino abrirse en abanico para seguir creciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios