Un informe sobre cambio climático fija 21 puntos vulnerables en el litoral granadino

  • Salobreña, Almuñécar, Albuñol, Rubite y Sorvilán serán, según este primer informe, los municipios más afectados · La erosión y la subida de la línea costera, las mayores amenazas

Las conclusiones preliminares del Primer Programa de Trabajo del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) incumben, y mucho, al litoral granadino. El primer informe de seguimiento del plan, elaborado por la Dirección General de la Oficina Española de Cambio Climático -dependiente del Ministerio de Medio Ambiente-, establece que al menos una veintena de puntos de la Costa granadina son vulnerables a los efectos del calentamiento global del planeta.

Este diagnóstico, publicado en marzo por el Ministerio de Medio Ambiente después de más de dos años de trabajo continuado, divide en dos unidades de gestión el litoral granadino. Por un lado, el informe evalúa la situación de las principales playas y calas de la franja litoral entre Adra (Almería) y Gualchos; y, por otro, las que van desde el municipio granadino de Salobreña hasta el de Nerja (Málaga).

Y, según este primer informe de seguimiento del PNACC -elaborado con la colaboración de la Dirección General de Costas- la mayoría de las playas vulnerables en estas áreas hidrográficas pertenece a la provincia de Granada. De hecho, en la franja oriental del litoral, la que va desde Adra hasta Gualchos, de las 19 playas que la Oficina del Cambio Climático considera vulnerables, 16 pertenecen a municipios granadinos. Y entre las 17 playas y calas amenazadas del área Salobreña-Nerja, 9 son de la provincia.

El informe de seguimiento del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, según reza el propio documento, ha evaluado las vulnerabilidades de las zonas costeras de la provincia teniendo en cuenta los efectos del cambio climático sobre el medio físico y sobre el componente urbanístico.

El diagnóstico preliminar de las playas de la franja Adra-Gualchos establece amenazas en ambos sentidos. Según el informe de seguimiento, las playas granadinas de la zona oriental cuyo medio físico es más vulnerable a los efectos del cambio climático son las de la Rijana, Casarones, los Yesos, el Gaiterillo, Cala Chilches, Punta de la Rábita y Huarea, el Lance, Castillo de Baños, las Cañas, el Cuervo, el Pozuelo y la Mamola. En todos estos casos -y especialmente en los de las playas del Lance, Punta de Baños y la Mamola- el riesgo de erosión y de alteraciones en la línea de costa son muy elevados.

Además, las playas de Punta de la Rábita y Huarea, de Melicena y de Castillo de los Baños son muy vulnerables a los efectos del cambio climático sobre el medio urbanístico. La proximidad de las edificaciones a la línea de costa hace que estas zonas sean más propensas a las inundaciones por los cambios de intensidad del oleaje y a la desaparición de áreas ocupadas por edificaciones y cultivos bajo plástico debido la subida del nivel del mar.

En la franja costera entre Salobreña y Nerja también se localizan varias playas vulnerables a la erosión y a la subida de la línea de costa. Las principales, según el diagnóstico preliminar de la Oficina Española de Cambio Climático, son las del Caletón, el Cambrón, la Caletilla, el Cotobro, Calaiza, el Pozuelo, la Caleta, Calahonda y Cala del Perro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios