El intenso dispositivo deja un día de tráfico fluido

  • El servicio de autobuses interurbanos funcionó sin colas y cumpliendo los horarios

Comentarios 1

El intenso dispositivo que había dispuesto la Guardia Civil cumplió perfectamente su cometido y el acceso a la base aérea de Armilla, así como el regreso, que se esperaba la parte más conflictiva, transcurrieron sin incidentes.

En las entradas de los aparcamientos habilitados para los autocares y turismos hasta seis agentes de la Guardia Civil, un bombero y nueve voluntarios de Protección Civil trabajaban intensamente para que la salida de vehículos y el tránsito por la carretera fuera lo más fluido posible.

Y se consiguió, porque los coches apenas tuvieron que esperar colas para salir de los parking, aunque cierto es que sólo se llenaron a la mitad. Y en la carretera tampoco se soportaron grandes retenciones, tan sólo un tráfico denso y sólo en las calles muy próximas a la base aérea.

En la entrada principal de la base, además del propio personal del Ejército del Aire, seis guardias civiles y la Policía Local de Armilla se encargaban de que la salida de vehículos y el cruce de dos vías permitiera un tráfico lo más fluido posible.

Aunque para los numerosos peregrinos que tenían que circular a pie por la zona, el pitido incesante de tanto agente y voluntario organizando coches a diestro y siniestro resultaba bastante molesto.

La parte más enojosa para los que dejaron a pie la base aérea fueron los largos desplazamientos que se tuvieron que realizar por el interior. Sobre todo para los que regresaron luego en el servicio de autobuses del Consorcio Metropolitano, porque tuvieron que salir por la puerta del extremo opuesto para luego regresar hasta el centro del pueblo, donde estaba la parada.

El servicio de autobuses también funcionó correctamente. Ni se tuvieron que soportar largas esperas en los tres puntos de salida que se habían dispuesto en Granada -Palacio de Congresos, comedores universitarios y estación de autobuses-, ni tampoco a la hora de regresar. Se cumplieron los horarios dispuestos y cada dos o tres minutos salía un autobús y el tiempo de recorrido, previsto para media hora, también pudo cumplirse.

Cierto es que las rutas alternativas que se habían trazado para evitar los atascos en la carretera de Armilla o la Circunvalación causaban bastante confusión entre los conductores de los turismos, pero al final la jornada se completó con éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios