El interventor advierte del peligro de partidas presupuestarias poco realistas

  • El informe que evalúa las cuentas municipales que ha preparado el gobierno del PP para 2011 pone de manifiesto que hay previsiones de ingresos posiblemente infladas y que se gastará más de lo planificado

El presupuesto del Ayuntamiento para 2011 sigue conteniendo el germen para incrementar el desequilibrio entre gastos e ingresos y, por tanto, subir el ya sangrante déficit municipal. Al menos esto se desprende del informe del interventor municipal, que advierte del peligro de que determinadas partidas no se ajusten a la realidad constatada en años anteriores.

Por ejemplo, el gobierno local ha previsto un gasto total anual de 364.636 euros en horas extraordinarias de los agentes de Policía Local. Pero la experiencia pasada indica claramente que esa cantidad se queda muy corta. Este mismo año, que aún no ha finalizado ya se han sumado 1,2 millones de euros en este mismo concepto. El año anterior se pagaron 1,8 millones de euros. Algo muy similar ocurre con las horas extra de los bomberos y ambos casos los destaca en alto funcionario municipal en el informe que tiene que acompañar a los presupuestos para su aprobación por parte de la Corporación.

Por este tipo de cosas, el informe advierte de que será necesario extremar la precaución en la ejecución de estos créditos para evitar que haya dificultades para poder pagar, pues no estaba previsto en los presupuestos .

De igual modo, el interventor pone el acento en las partidas de gasto previstas para recogida de basuras, limpieza de calles y conservación de jardines. Los problemas surgidos este año por los impagos de facturas que habían sobrepasado lo presupuestado en ejercicios anteriores llevan al interventor a advertir de que "se debe extremar la precaución (...) puesto que la ejecución de ejercicios anteriores ha sido superior a la cantidad originalmente presupuestada". No obstante, el funcionario tiene en cuenta que para 2011 ya se han hecho recortes en los contratos con las empresas concesionarias de estos servicios, de modo que se reducirán las facturas que lleguen.

Pero el peligro de posible desequilibrio no está sólo en los gastos previstos, sino también los ingresos. "Debe imperar el principio de prudencia", dice el interventor en su informe antes de poner en duda que se llegue a ingresar en el Ayuntamiento lo que ha previsto el gobierno, sobre todo en las partidas relativas a los "impuestos ligados al desarrollo de la actividad urbanística". Hay diferencias grandes entre lo previsto y lo que se está ingresando en los últimos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios