Un investigador de la universidad cuesta unos 64.240 euros al año

  • El sector de la enseñanza superior es el que menos dinero emplea en sus científicos · La UGR está a la cabeza en producción investigadora y en patentes, pero la tasa de éxito la sitúa en el puesto 24

Cómo gestionar las universidades con menos recursos públicos. Ése es el objetivo del Gobierno español para los próximos años ante la previsión de un recorte progresivo de los fondos. Pero averiguar dónde están los agujeros negros en los recursos educativos superiores no es tarea fácil. Un sector poderoso del mundo empresarial apuesta por reducir en un 30% el número de docentes para que la universidad gane eficacia, sin embargo, el aumento de alumnado en los dos últimos años no justifica esta medida a largo plazo. Por tanto, las miradas están puestas en otro campo, el científico, en el que se gasta unos 64.240 euros de media por investigador al año.

Según informa la Fundación Cooperación y Desarrollo (CYD) en su último estudio, el número de investigadores que trabajan a tiempo completo en la enseñanza superior se ha incrementado en un 2,4%, llegando en 2009 a más de 63.000 en España. En cambio, también insinúa que "un 24% de los profesores de las universidades públicas no produce resultados evaluables", cuando entre 2008 y 2009 la crisis ha reducido en un 6,5% la financiación privada en I+D universitaria.

La Fundación CYD, que encabeza la presidenta del Banco de Santander en el Reino Unido, Ana Patricia Botín, ha publicado por séptimo año consecutivo un informe sobre la contribución de las universidades españolas al desarrollo del país. En él se informa que el gasto total por investigador en el sector de la enseñanza superior se incrementó un 0,8% en 2009, alcanzando los 64.240 euros anuales por investigador, lo que confirma una tendencia creciente en la última década, pues en 2001 eran 41.000 euros los que se empleaban en cada uno.

Sin embargo, el universitario sigue siendo el sector institucional que tiene un menor gasto por investigador. Comparado con otros sectores, el gasto por investigador en el sector de empresas es 2,55 veces más alto que el de las universidades, con unos 164.000 euros al año por cada uno, aunque esta diferencia se ha venido reduciendo también desde 2001, ya que entonces empleaban 172.000 euros (una caída del 5,8%). Y en el sector público, es un 1,9 más alto que el de enseñanza superior, con 121.100 euros empleados en cada investigador.

Especialmente significativo es la comparativa que realiza el CYD entre los recursos que se dedican a la investigación en el sector de la enseñanza superior y los resultados derivados de esta investigación. Estos últimos se analizan a través del volumen de publicaciones científicas que se generan al año, del número de solicitudes de patentes, de las licencias e ingresos generados por la explotación de los derechos de propiedad intelectual de las universidades y de la concesión de tramos de investigación como aproximación a la capacidad investigadora del docente investigador (PDI) de las universidades públicas.

En cuanto a la producción científica se refiere, la Universidad de Granada (UGR), con 5.520 investigadores dados de alta en el SICA, es una de las instituciones que más trabajos genera: un total de 11.646 en la última década, lo que supone un 5,2% del total español. La producción científica ha crecido de manera acelerada en la última década, pero el informe CYD apunta que en 2009 el volumen inició la desaceleración.

Las solicitudes de patentes gozan, en cambio, de muy buena salud en las universidades españolas, pues en 2009 se registró un incremento del 13,8% respecto al año anterior, alcanzando las 560 solicitudes. La UGR, con 151 en la última década (23 en 2009), ocupa un séptimo puesto en el ranking español.

El tercer indicador, el de la solicitud y concesión de los tramos de investigación se basa en los datos de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora en función de los sexenios que se otorgan a los investigadores con evaluación positiva en su producción científica. El 85,7% del PDI de la UGR solicitó en 2007 evaluación de su producción, de los que el 83% tuvo un reconocimiento positivo, lo que le otorgó un 1,68 tramos por investigador.

Las cifras de la UGR son muy buenas en cuanto a la solicitud de la evaluación de sus investigadores (apenas un 15% de los profesores de la Universidad de Granada no investiga, según CYD). Pero se queda atrás en cuanto a la tase de éxito, que ocupa un puesto 24 del ranking (de 50 universidades), con un 83% de evaluaciones positivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios