Una jornada de pocas incógnitas pero con alguna duda razonable

  • En Almuñécar no sirve hacer cábalas sobre quién gobernará porque no se decidirá hasta el pleno de hoy · Francisco Plata, ex del PP y ahora líder de APPO, será el alcalde de Ogíjares gracias a un pacto con el PSOE

Comentarios 12

Guillermo Ortega / granada

Hay 114 municipios en la provincia donde las sesiones de investidura llegan sin necesidad de que los partidos que lograron representación en los ayuntamientos tuvieran que ponerse a negociar. Esos quebraderos de cabeza se los evitaron 60 localidades donde el PSOE ganó por mayoría absoluta (las principales, por número de habitantes, serían Baza, Maracena, Pinos Puente, Huéscar o Huétor Tájar), otras 52 donde triunfó de la misma manera el PP (Granada, Guadix, Motril, Otura o Lanjarón. En Orce y Víznar, la victoria correspondió a Izquierda Unida.

En los otros 53 pueblos -no cuenta Lújar, pendiente de una resolución de la Junta Electoral de Motril- ha tocado pactar y, aunque hay casos (Loja, Almuñécar, Ogíjares...) en los que es difícil vaticinar quién ostentará el mando, las negociaciones han dado sus frutos en la mayoría de los casos, y eso permite esbozar un mapa político de la provincia. Es el que sigue:

Costa

Lo más complicado, como ha quedado dicho, es Almuñécar. Allí, IU y PA están dispuestos a apoyar a la popular Trinidad Herrera para que se convierta en alcaldesa, pero con esos votos no basta; se precisa también el apoyo de los socialistas, o por lo menos de uno de sus concejales. Ese extremo aún no se ha confirmado, aunque los socialistas dicen tener muy claro que no apoyarán a Convergencia Andaluza aunque su líder local, Juan Carlos Benavides, haya renunciado expresamente a la Alcaldía.

En Salobreña, el PSOE gobernará con mayoría simple (ocho concejales) y buscará acuerdos puntuales. Presumiblemente, su socio más habitual será IU, que logró un acta y con esa suma se alcanzaría la mayoría absoluta en las votaciones.

Carlos Rojas revalidará su cargo como alcalde de Motril y en esta ocasión lo hará con mayoría absoluta, lo que le permitirá gobernar sin aliarse con nadie, como ocurrió en el mandato que ahora finaliza.

El PP alcanzará muy probablemente el gobierno de Albuñol merced a un pacto con Convergencia Andaluza, acuerdo que pone en evidencia a los populares, por cierto. El jueves dijeron estar seguros de que CA estaba negociando con los socialistas y que su oferta era darles Albuñol y la Mancomunidad a cambio de seguir en Almuñécar.

Otra incógnita es Polopos-La Mamola. El alcalde en funciones, Pedro García, dijo que la coalición de la que ha sido candidato, Asipm-IU, apoyará al PSOE, pero fue un anuncio unilateral y también sorprendente, porque tienen más ediles que los socialistas.

El repaso termina en Vélez de Benaudalla, y salvo sorpresas de última hora, el gobierno acabará en manos del representante del PP, Antonio García. Allí se produjo un empate a concejales (a cinco, en concreto) y la llave la tenía IU, pero finalmente ha primado el criterio de dejar gobernar a la lista más votada, y ésta fue la popular con sólo siete papeletas de diferencia.

Alpujarra

En casi todos los municipios de la comarca la cosa está cantada. Hoy tomarán posesión treinta alcaldes y muchos de ellos repetirán. Es lo que ocurre en Alpujarra de la Sierra, Soportújar, Cáñar, Almegíjar, Busquístar, Juviles, Lobras, Albondón, Bérchules, Bubión, Nevada, Pórtugos, Sorvilán, Torvizcón, Turón y Válor, donde los regidores obtuvieron la mayoría absoluta. Otros alcaldes estrenarán su cargo, como los de Lanjarón, Cádiar, Ugíjar, Murtas, Carataunas, Cástaras y Pampaneira. Y hay algunas dudas en el aire, aunque casi todo se ha decidido de antemano.

Es lo que ocurre en Órgiva, donde Los Verdes y el PA han dicho que no pactarán con nadie, lo que permitirá que María de los Ángeles Blanco (PSOE) repita otros cuatro años, aun con mayoría simple.

En Trevélez, donde IU ganó en número de votos pero empatando a tres concejales con el PSOE, por el momento la cosa también está a favor del partido más respaldado, y todo tras fracasar el extraño intento de pacto entre PP y PSOE. Hubo un principio de acuerdo pero pudieron más las presiones desde arriba y todo apunta a que cada formación se votará a sí misma, dando como resultado un gobierno minoritario para IU y de alcalde Pedro Pablo Espinosa.

La cosa está en el aire, aunque sólo hasta cierto punto, en La Tahá. Tras cuatro años de gobierno socialista, el PP le ganó en votos y le igualó en concejales (tres cada uno). IU, con un edil, tiene la llave, pero las diferencias entre las dos formaciones de izquierdas harán que aquí también gobierne la fuerza más votada. El alcalde será Marcelo Aviles.

Y en Capileira, el PSOE, tras gobernar los últimos cuatro años en minoría, fue el más votado pero empató a tres concejales con el PP. El séptimo fue para la Agrupación Independiente de Capileira, que asegura que aún no tiene claro su decisión. Lo más probable es un gobierno socialista en minoría.

Baza-Huéscar

El PSOE logró la mayoría absoluta en las cabeceras de comarca pero la perdió en Puebla de Don Fadrique, donde gobernará el PP gracias a un pacto con los andalucistas. Lo mismo ocurrirá en Galera. Ese acuerdo, sin embargo, no se ha alcanzado en Cuevas del Campo, localidad donde continuarán al frente los socialistas.

Pero la verdadera sorpresa llegó el jueves y se produjo en Castril. Juan Mar (PSOE) perderá la Alcaldía porque falló al final la posibilidad de pactar con IU. A cambio de eso se quedará en la oposición y el gobierno lo ejercerán nada menos que cuatro partidos: Nuevo Castril, IU, PP e Independientes por Castril. El acuerdo a cuatro bandas implica que en los dos primeros años mandará Miguel Pérez (Nuevo Castril) y que le sustituirá en el cargo el popular Javier Dengra.

Área Metropolitana

Es la zona en la que se visualiza mejor el cambio de signo político en la provincia. El PP necesitaba quitarle 12.000 votos a los socialistas para ganar un diputado, objetivo que consiguió de sobras: su ventaja, finalmente, fue de 30.000. Los populares han arrebatado a sus rivales localidades como Alhendín, Huétor Vega o Cenes de la Vega y también se mantendrán en el gobierno en Otura (esta vez con mayoría absoluta), Gójar, Molvízar o Vegas del Genil.

Además, y gracias a un pacto con un grupo independiente, mandarán en La Zubia. Y merced al acuerdo alcanzado con el PA, Pablo García seguirá siendo alcalde de Albolote. Los populares también logran la Alcaldía de Monachil, donde se alían con Ciudadanos por Monachil y con los andalucistas. En cuanto a lo de Armilla, está relatado en otra página: Antonio Ayllón será el regidor con el apoyo de UPyD y de un grupo local llamado IDEA.

Y por supuesto mantiene feudos tradicionales como Churriana de la Vega, donde a Vicente Valero no hay quien le tosa. Todo eso por no hablar del caso de la capital, donde José Torres Hurtado mantiene su holgada mayoría absoluta después de ocho años de gobierno que no parecen haberle desgastado lo más mínimo.

Frente a eso, los socialistas sólo pueden ofrecer unas pocas mayorías absolutas, como la de Maracena, donde Noel López sí que cumplió los pronósticos, la de Jun, donde José Antonio Rodríguez hizo lo propio, la de Pulianas, por los pelos, o la de Pinos Puente, localidad donde quedó claro que el extraño acuerdo de gobierno IU-PP pasó factura a los dos.

También se mantendrán en el gobierno, aunque con mayoría simple, en Santa Fe, donde Sergio Bueno por lo menos se ha garantizado que IU no apoye a los populares. También ha conseguido salvar los muebles, igualmente con el apoyo de los izquierdistas, en Peligros (aunque éste no se ha cerrado de manera oficial), Cúllar Vega y Las Gabias.

El repaso al Cinturón acaba forzosamente en Ogíjares, donde la situación es tan confusa (hay seis partidos con representación municipal y por supuesto ninguno tiene mayoría absoluta) que sería demasiado arriesgado decir qué va a pasar hoy. Sin embargo, las últimas noticias apuntan a que el PSOE pactará con dos grupos independientes, APPO y PIHO, y que el líder de los primeros, Francisco Plata, será el alcalde. Plata fue alcalde con el PP y acabó siendo expulsado.

Guadix

En la cabecera del partido judicial no hay incertidumbre: Santiago Pérez (PP) será reelegido alcalde tras revalidar su mayoría absoluta. No sólo eso, sino que ha pasado de once a doce concejales. Un triunfo incontestable.

Es una comarca donde la tónica ha sido ganar por mayoría absoluta. Le ocurrió al PP en Alquife, Cortes y Graena o Jérez del Marquesado, al PSOE en Dólar, Gor, Huélago o Pedro Martínez, y al PA en Albuñán.

Las pocas excepciones a esa regla se produjeron en Gorafe, donde el PSOE, la lista más votada, se aliará con IU, y en Alicún de Ortega, donde, a falta de confirmación oficial, parece que no habrá un pacto de gobierno pero sí apoyos puntuales de IU a los socialistas.

En cuanto a Morelábor, un pueblo sobre el que corrieron ríos de tinta pese a lo pequeño que es, las urnas quisieron que el PP arrebatase al PSOE la mayoría absoluta.

Otros

Íllora, localidad de los Montes Orientales, será gobernada por el PSOE después de revalidar su acuerdo con Izquierda Unida. Un pacto que algunas fuentes pusieron en entredicho deslizando la posibilidad de un acuerdo a tres bandas entre PA, PP e Izquierda Unida que finalmente no se ha producido y en el que probablemente ni se pensó.

O sí, porque en la no muy lejana Guadahortuna, PSOE e IU empataron a cuatro concejales y todo parecía apuntar a una alianza que dejaría al PP como único partido en la oposición y con sólo un edil. Sin embargo, y contra todo pronóstico, su asamblea local ha preferido dar su apoyo a los populares. Es una decisión que se deberá ratificar en el pleno de investidura de hoy y no se descarta un cambio de rumbo de ultimísima hora. Ni allí ni en otras localidades donde se dice que todo está cerrado y bien cerrado. La política es lo que tiene, ya se sabe.

Con información de Sergio Sebastiani, Juanjo Romero, Ramón Ubric, Juan Miguel Alonso y Rosa Fernández

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios