Dos jóvenes fallecen al despeñarse con su coche por un acantilado y caer al mar

  • Los fallecidos, que fueron encontrados por un submarinista, eran magrebíes que llevaban años trabajando en Albuñol · El accidente se produjo después de la medianoche, en una zona escarpada de Sorvilán

El primer accidente de tráfico del año trajo consigo la perdida de la vida de dos jóvenes de origen marroquí de 26 y 30 años, que llevan bastantes años residiendo en el Pozuelo, núcleo poblacional de Albuñol y que ya tenían la nacionalidad española. Después de cenar en su casa con sus familiares se fueron a celebrar la Nochevieja con unos amigos.

Unos quince kilómetros después de salir de su casa, y por causas que se desconocen, su Wolkswagen Passat se salió de la carretera por el margen izquierdo y, después de dar varias vueltas de campana, impactó contra el saliente de unas piedras que separan la carretera del mar, y cayó desde unos diez metros de altura.

Los cuerpos sin vida de los dos ocupantes -el conductor tenía 30 años y el copiloto, 26- fueron hallados en el mar por un submarinista en el lugar conocido como Peñón de los Muertos, una zona rocosa y con bastante pesca. Al sumergirse, el buzo se llevo la sorpresa de ver el coche, que estaba a unos dos metros de profundidad, y en principio sólo a uno de los dos ocupantes, por lo que dio el aviso al 112.

Hasta el lugar se desplazaron los bomberos de Motril, que emplearon la pluma de una grúa de grandes dimensiones para sacar el coche del mar, tras lo cual extrajeron los cuerpos, tarea en la que emplearon más de tres horas al verse dificultada por el amasijo de hierros en el que se había convertido el turismo y por el temor de que se partiera en dos y se volviera a caer al mar. A las tres de la tarde, el forense certificó sus fallecimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios