La jubilación 'devuelve' a la provincia en dos décadas a más de 26.000 emigrantes

  • Pensiones y herencias son los temas que más preocupan a quienes vuelven de trabajar del extranjero, la mayoría del campo en Francia o de la construcción en Alemania

Tramitación de la pensión, documentos de invalidez, de viudedad o de herencia son los temas que más preocupan a los emigrantes granadinos retornados cuando cumplen la edad de jubilación, según se detalla en un informe presentado ayer por la Asociación Granadina de Emigrantes Retornados (AGER), que celebra su XX aniversario.

Los países que más emigrantes granadinos recibieron en 2007 fueron Francia, sobre todo temporeros; Alemania, trabajadores de la construcción y la industria; y, en menor medida, Suiza, Holanda y Bélgica. Según el presidente de la entidad, Rafael León, "un mes antes de cumplir los 65 años, los emigrantes granadinos retornados llaman a AGER para que les ayude a tramitar los papeles de la jubilación, de invalidez o formalicen escrituras relacionadas con la herencia". El perfil del retornado granadino, que según la base de datos de AGER son 26.311, es el de un varón de 45 años que pertenece a la primera generación de emigrantes y que viaja al extranjero como temporero.

Francia es el lugar más deseado por los granadinos porque con sólo un trimestre de trabajo, el empleado extranjero ya tiene derecho a una pensión. "Los temporeros de la uva, que trabajan en Francia un mes intensivo, cobran el doble y cotizan como si hubieran trabajado tres", explica León, de ahí que el pasado mes de mayo se marcharan al país galo unos 2.700 granadinos.

Alemania en cambio exige a sus inmigrantes un año mínimo de trabajo para pagar la pensión.

Los emigrantes granadinos acuden a AGER, que cuenta ya con 16.500 socios, para que la asociación solicite su fe de vida laboral y tramite la solicitud de pensión. Pero también demandan sus servicios para que le traduzcan cartas que les llega de instituciones extranjeras, formalice los trámites de separación cuando el cónyuge es extranjero o incluso inicie la búsqueda de personas.

AGER hizo ayer pública su memoria de 2007 con datos que constituyen un buen reflejo de la historia del pueblo granadino. De ellos se desprende que, de 36.998 consultas realizadas por los emigrantes, unas 24.958 fueron efectuadas por retornados de habla francófona; mientras que 12.040 por los emigrados a Alemania.

Hoy en día, además de temporeros, los granadinos también abandonan la provincia para formación y becas de investigación, pero la mayoría tiene intención de regresar a su lugar de origen e insertarse en el mercado laboral.

Con motivo del XX aniversario, AGER celebra mañana y el viernes en la Delegación del Gobierno andaluz unas jornadas y una exposición fotográfica sobre la emigración granadina. "Este acto supone un reconocimiento al colectivo de emigrantes de la provincia" -comentó ayer León-. España se ha convertido en unos años en una tierra de inmigración, así que no viene mal recordar que en el pasado éramos los granadinos los que emigrábamos".

El presidente de AGER asegura que de los más de tres millones de españoles que emigraron en la década de los 50, 60 y 70, todavía son miles los que continúan viviendo en el extranjero. "Para hacernos una idea de la magnitud de este fenómeno, el 25 por ciento de la población española tiene derechos adquiridos en la seguridad social de los diferentes países de emigración", continúa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios