Un año marcado por el alza de las hipotecas y el retraso en la venta

  • Por primera vez en años, los precios de las viviendas tienden a frenar su subida

El año se cerrará con el euríbor a punto de llegar al 5 por ciento. El índice que se usa para calcular el reajuste de las hipotecas variables vuelve a apretar a los que ya han accedido a una vivienda y hacen pensárselo dos veces a los que se quieren embarcar en la compra de una propiedad. Algo que cada vez se parece más a una cadena perpetua que a tener un hogar donde vivir.

Y 2008, aseguran los expertos, puede ser la piedra de toque para el sector. La situación es más que preocupante si se cruzan los datos del Ministerio de Vivienda y los de la Agencia Tributaria. O lo que es lo mismo, lo que cuesta una casa y lo que alguien cobra. Mientras que desde 2004 el precio de la vivienda se incrementó en un 51,5 por ciento -la subida actual es mucho menor, incluso la vivienda usada ha dejado de hacerlo-, los salarios sólo lo hicieron un 10,7 por ciento en los últimos tres años y, en todo caso, gracias a otro enemigo de la economía doméstica, el IPC que ha hecho que el único momento en que ese dato signifique algo positivo sea en las revisiones anuales de los sueldos.

Las compras se van dilatando en el tiempo. Se producen rebajas en los precios, algo que llevaba bastante tiempo sin producirse. Todo eso repercute directamente en las empresas que se dedican a la actividad inmobiliaria. De hecho, tres cuartas partes de las firmas del sector que han echado el cierre durante 2007 son promotoras e intermediarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios