Más marchosos que muchos otros

  • El encuentro Vamos de Marcha 2008, organizado por la Diputación Provincial, reunió ayer a millar y medio de mayores, que disfrutaron de talleres de bailes latinos, de salón, taichi, destreza motora o masaje

Juan Luis Guerra en Armilla. En forma de CD y en una pista de fútbol sala de la Ciudad Deportiva de la Diputación en Armilla, vale, pero para el caso es lo mismo. Dos voluntarias se mueven de un lado a otro siguiendo el ritmo suave, marcando los pasos. Tras ellas, parejas de sexagenarios -cuanto menos- intentan imitarlas, con más voluntad que fortuna. Algunas de las participantes en el Taller de Bailes Latinos deciden que es mejor ir por libre y van improvisando. La mañana acaba de empezar e incluso hacían peticiones. "La Paloma Blanca es bonita..." sugirió una. "Esa no la tenemos", zanjó una voluntaria.

Era una de las muchas experiencias que ayer se pudieron vivir en el Encuentro de Mayores Vamos de Marcha 2008, que recibió el pistoletazo de salida y que se prolongará hasta el 28 de este mes. A las 11.30 horas, el presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler, inauguró oficialmente el encuentro acompañado de los alcaldes de Cúllar, Zújar, Castril, Benamaurel, Caniles, Huéscar, Galera, Orce, Cuevas del Campo, Castilléjar, Puebla de Don Fadrique, Freila y Cortes de Baza. Porque de todos esos municipios de la zona norte de la provincia procedían los 1.500 mayores que ayer disfrutaron de los talleres y actividades programadas para ellos.

Dentro del pabellón cubierto, por ejemplo, el Parque de las Ciencias había montado tres talleres. Uno de ellos, el de Destrezas Motoras requirió de inmediato la atención de la concurrencia. La monitora explicó que había que hacer discurrir un aro metálico a lo largo de un recorrido en forma de espiral. Si el aro tocaba el alambre, un pitido alertaba del fallo. "Venga, Emilio, que te van a dar el premio", animaron al primero, que lo consiguió. "Esto sirve para ver cómo tenemos el pulso", proseguía la monitora. Por lo visto ayer, bastante bien.

Junto a este, otro de los talleres del Parque de las Ciencias, el de Geometría y Mosaicos Nazaríes, también tenía un amplio público deseando ver qué podían hacer allí. Sabiendo que la explicación podía ser larga, la monitora advirtió a la concurrencia. "Hasta la una no me voy a comer, quiero enterarme", explicó uno. Un poco más allá, otros mayores conocían los beneficios de la Gimnasia de Mantenimiento -en este caso, exclusivamente mujeres- o de la Reflexología Podal. Por supuesto, también había Tai Chi.

En este caso, el taller se desarrollaba en el campo de fútbol de la Ciudad Deportiva. Con un instructor con atuendo oriental y gafas de sol, los mayores recibían consejos apoyados en movimientos pausados del tipo de "tranquilos, dejad que el aire fluya". Uno de los participantes recibió una llamada a su móvil, procedente de algún conocido que lo esperaba en el bar del recinto. "Yo es que estoy haciendo las cosas que hay aquí. La cerveza ya nos la tomamos después". Y siguió, plácidamente, practicando sobre el césped.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios