Una marea para la historia

  • Las marchas por todo el país reúnen a cerca de seis millones de personas en una jornada sin precedentes del movimiento feminista para reivindicar los mismos derechos que los hombres

Cientos de miles de mujeres, acompañadas por miles de hombres, inundaron ayer las calles de toda España como colofón a un Día Internacional de la Mujer histórico: la primera huelga general feminista realizada en España para exigir igualdad real. Mujeres de todas las edades, profesiones, credos y razas protagonizaron un 8 de marzo "sin precedentes" por su impacto social y también económico, dado que los sindicatos CCOO y UGT cifraron en casi 6 millones el número de participantes en los paros.

La jornada supone un golpe encima de la mesa reivindicativo tras varias semanas en las que el feminismo ha logrado una victoria si cabe mayor: que en las casas, en los bares y en los medios de comunicación se haya debatido como nunca de conceptos casi siempre olvidados, como la brecha salarial, el techo de cristal, el acoso sexual o las trabas a la conciliación. El éxito de la convocatoria se tradujo en una riada de personas, en su mayor parte de mujeres, que tiñeron de morado las calles de centenares de ciudades españolas. En alguna de ellas la movilización recordaba a las del 11-M o la guerra de Iraq, según relataron los asistentes.

Medios internacionales también se hicieron eco de la ola violeta que inundó España

"Paramos para cambiarlo todo", "Si las mujeres paramos, se para el mundo" o "Vivas, libres y unidas por la igualad", fueron los lemas elegidos para unas protestas organizadas por la plataforma 8-M en las que el ambiente reivindicativo se mezcló con el festivo.

En Madrid, el recorrido estaba abarrotado una hora antes del inicio y la cabecera se tuvo que adelantar 500 metros, de la plaza de Atocha a la de Neptuno, para evitar el colapso. El Metro dejó de parar en algunas estaciones y buena parte de los asistentes no han podido ni siquiera llegar al recorrido previsto. Según la Delegación del Gobierno, eran 170.000 los asistentes.

En Barcelona también se adelantó el comienzo de la manifestación por el desbordamiento de las previsiones. Fue, según los organizadores, una de las mayores manifestaciones en los últimos años en la ciudad. En este caso, la Guardia Urbana cifró la asistencia en 200.000 personas, los organizadores en 600.000.

Imágenes similares se vieron en Valencia, Palma de Mallorca, Sevilla, Málaga, Vigo, Santiago de Compostela, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Pamplona o Toledo, entre otras muchas ciudades, a lo largo de todo el día.

La masiva concentración celebrada a mediodía en Bilbao fue una de las imágenes con la que The New York Times ilustró su información sobre la protesta mundial, que se extendió por 170 países. También en la CNN se hicieron eco de las reivindicaciones de las españolas en un artículo en el que el canal destaca que "miles de mujeres están ocupando las calles". En Gran Bretaña, la BBC contó bajo el título Trabajadoras españolas en huelga feminista cómo las españolas hicieron una movilización "sin precedentes" para denunciar la desigualdad de género y la discriminación por razón de sexo.

Antes de que ocurriera todo eso, 5,9 millones de personas, sobre todo mujeres, pararon en los centros de trabajo en señal de protesta, bien secundando la huelga de 24 horas o bien optando por los paros parciales de dos horas.

El paro, según los sindicatos, afectó a diferentes sectores, incluido el ferroviario (con más de 100 trenes cancelados), la automoción, el sector agroalimentario, el comercio o los servicios públicos sanitarios y educativos. En las ventanas de los edificios se vieron delantales colgando, símbolo, entre otras reivindicaciones, del trabajo no remunerado que las mujeres realizan en los hogares.

Tras la polémica política que precedió el 8 de marzo, casi todos los políticos españoles exhibieron ayer el lazo morado, si bien los miembros del Gobierno, del PP y de Ciudadanos no secundaron el paro, como sí hicieron la mayor parte de socialistas y dirigentes de Podemos.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, consideró que a partir de ahora, en materia de lucha por la igualdad, nada va a ser igual. "Estamos ante un momento histórico para la sociedad española, que ha sido liderado por las mujeres de este país", recalcó el líder socialista en la marcha de Madrid. La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, calificó de éxito la jornada de huelga en la que las calles "se han "llenado de dignidad feminista" y en las que las mujeres demostraron que "sin ellas, el mundo se para". Montero destacó que el movimiento feminista y "las mujeres de este país tienen toda la razón" y que, por eso, "hay que estar en las calles y llenarlas de piquetes, caceroladas, manifestaciones y movilizaciones".

Asimismo, varias mujeres en la manifestación de Madrid rodearon a la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Begoña Villacís, a la que increparon con megáfonos al grito de "esquirola". "A mí no van a impedirme mi libertad", respondió la dirigente de la formación naranja. "Tengo todo el derecho del mundo a estar aquí", zanjó Villacís.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios