El reto de materializar la línea 1 del Metro con miras a un plan metropolitano

  • La conexión de la ciudad con el cinturón plantea la necesidad de ejecutar medidas de transporte comunes en pro del servicio

Después de cinco años de trazados, proyectos y estudios parece ser que el dicho que reza "bien está lo que bien acaba" es la frase que mejor resumen la situación actual de proyecto del metro dibujado para la línea 1 que pasa por la ciudad de Granada. El acuerdo firmado entre la Junta y Ayuntamiento el pasado jueves consigue que todos los agentes implicados coincidan en la "satisfacción de contar con un proyecto en el que trabajar ya".

Aún así, sobre el metro quedan muchas líneas que escribir y decidir, hecho que quedo claro ayer, en el programa Granada Debate, emitido por Localia TV -en colaboración con Granada Hoy- en el que expusieron sus ideas el catedrático de Urbanismo y Planeamiento Urbano, José Luis Gómez Ordóñez; el delegado de Obras Públicas de la Junta, Francisco Cuenca; el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Juan García Montero; el gerente de la Rober, Guillermo Robles. Todos, moderados por los directores de Informativos de Localia TV y Granada Hoy, Agustín Rodríguez y Ramón Ramos.

El diálogo partió de la base de que el proyecto era "ilusionante" para la ciudadanía y un gran "avance" para la movilidad urbana y metropolitana. Concretamente, el delegado de la Junta y el portavoz municipal coincidieron en destacar en cuatro los beneficios de este acuerdo político y técnico: la intermodalidad con el AVE, el soterramiento por el Camino de Ronda, el recorrido por zonas hospitalarias y universitarias y, por último, que se haya ampliado su recorrido en dos paradas son sus puntos a favor. Pero en el debate, pronto se escucharon voces que iban más allá del retraso en la ejecución de la obra por las polémicas políticas y del cambio radical en el trazado definitivo. Fue el profesor de la UGR, Gómez Osorio, que participó en la elaboración de proyecto de estudio del metro de 2002 el que reclamó la necesidad de que Granada cuente con un plan general de movilidad que entronque perfectamente la capital con el área metropolitana a través del metro ligero porque... ¿qué va a pasar con el trazado de la línea 2? (ya que ésta iba a pasar por el trazado de la línea 1), preguntó el profesor. No sólo planteó esa cuestión, el experto expuso la importancia de que se trabaje ya en la ubicación y disposición de los intercambiadores. Una idea apoyada por el responsable de la empresa de autobuses urbanos, Guillermo Robles, quien matizó que estas zonas serán futuros focos de afluencia de granadinos que habrá que conectar con el tráfico rodado y el peatonal.

La respuesta de Cuenca y García no tardó en llegar. Fechas a parte, ambos manifestaron que, pendientes de estudiarlas, el resto opciones ferroviarias ya están contempladas con el mismo fin conector Norte-Sur de la ciudad. "Ni trazado, ni paradas, ni el carácter radial del metro es casual. Es un proyecto en el que se lleva trabajando mucho tiempo y en el que se tendrá que trabajar", apuntó el delegado. Ese es el nuevo reto, consideraron todos. Ahora, como apostillaron, es tiempo de materializar planos que tanto trabajo han costado consensuar y empezar a trabajar en planteamientos de futuro.

El Metro. El transporte del futuro

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios