Seis meses de cárcel para un rumano que introducía a inmigrantes

  • Defensa y Fiscalía acordaron la pena después de que esta última retirara dos delitos

El fiscal y la defensa han acordado ayer seis meses de cárcel por un delito de lesiones para un rumano acusado de introducir a compatriotas en España, después de que el Ministerio Público haya retirado en su contra dos delitos contra los derechos de los trabajadores y uno contra el de los extranjeros. El acusado, G.I.G., se enfrentaba a doce años de prisión que finalmente quedarán en seis meses y en el pago de 400 euros por un delito de lesiones.

El acuerdo ha sido posible después de que, a petición de la defensa, el fiscal haya retirado contra el acusado tres de los cuatro delitos de los que le acusaba: dos contra el derecho de los trabajadores y uno contra el de los ciudadanos extranjeros, que con la entrada de Rumanía en la Unión Europea pasan a ser "atípicos" para el caso de los rumanos.

Según el fiscal, la Policía detectó en Motril la presencia del acusado, quien desde finales de 2003 facilitó y favoreció de manera continuada el tráfico ilegal y la inmigración clandestina. El acusado era la persona de contacto en España para numerosos compatriotas, quienes desde Rumanía y con la intención de entrar al país acudían a él para que les facilitara todos los trámites necesarios, no sólo para efectuar el viaje sino para, una vez llegados, solucionar su estancia y poder trabajar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios