Casi tres mil viviendas de la capital están cerradas y más de mil no tienen contador

  • El Ayuntamiento ha encargado a la Universidad un estudio de la situación de las viviendas en Granada para elaborar un plan

Casi tres mil viviendas de la capital no consumen agua, lo que significa que están cerradas, y más de 1.200 ni siquiera disponen de contador. Los datos, facilitados por la empresa municipal de aguas, Emasagra, a la Universidad de Granada, son sólo una pista que permitirá desvelar cuál es la situación real de la vivienda en Granada. Y es que el Ayuntamiento ha encargado mediante un convenio al Instituto de Desarrollo Regional y el Centro de Investigación y Documentación Científica de la UGR, una investigación para determinar el número de viviendas desocupadas que hay en la capital. El estudio tiene como objetivo final elaborar un plan municipal de vivienda por parte del Ayuntamiento que se adapte a las necesidades de la ciudad. "Queremos tener datos reales en base a un estudio serio que nos permitan conocer cuáles serán las necesidades futuras de la ciudad en materia de vivienda", explicó la concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto.

Para facilitarle al máximo el trabajo a los grupos de investigación el servicio de informática del Ayuntamiento ha sacado todos los datos de la ciudad relativos a la población. El catastro y el Instituto Nacional de Estadística serán las fuentes fundamentales con las que trabajen los grupos de la Universidad. En Granada, según los datos que aporta el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) hay 126.095 viviendas pero, según Emasagra hay 124.821, lo que supone que más de mil casas no tienen contador de agua.

"El estudio nos va a permitir localizar por distritos y por calles dónde se ubican los pisos vacíos", declaró la concejal de Urbanismo, quien asegura que el estudio será una herramienta indispensable que servirá de base al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para determinar cuáles deben ser las futuras zonas de crecimiento en los próximos diez años.

El Ayuntamiento cree que en seis meses tendrá en sus manos un avance importante del estudio con el que poder ir trabajo. El análisis también tendrá en cuenta al Área Metropolitana para comprender el fenómeno migratorio que predomina en los últimos años en la capital, y es que la ciudad está perdiendo cada vez más población ante la imposibilidad de los ciudadanos de acceder a una vivienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios