Más de la mitad de las bajas en el Colegio de Médicos son por traslados

  • El pasado año se fueron de Granada 90 facultativos a otras provincias o al extranjero mientras que se inscribieron 284 nuevos colegiados

Un equipo médico, en una intervención quirúrgica. Un equipo médico, en una intervención quirúrgica.

Un equipo médico, en una intervención quirúrgica. / g. h.

La fuga de profesionales debido a las malas condiciones de trabajo que ofrece la sanidad pública andaluza se ha convertido en un problema. El pasado año 90 facultativos se marcharon de Granada para trabajar en otras provincias, otras comunidades o en el extranjero, una cifra que supone un 58% del total de bajas que se produjeron en el Colegio de Médicos.

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha reconocido en algunas ocasiones que es difícil encontrar sustituciones en la bolsa de contratación de facultativos, algo que salta a la palestra sobre todo en verano y navidades. No es por falta de cantera, ya que la Facultad de Medicina y los hospitales de Granada son centros de referencia para la formación. La causa está en las malas condiciones laborales que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ofrece a los profesionales.

A cierre de 2017 el Colegio de Médicos de Granada contaba con 5.033 colegiados. De ellos, 284 fueron altas producidas ese mismo año, 179 por primera colegiación. El número de bajas ascendió a 155; de ellas 90 fueron por traslado. De esas, 8 bajas se solicitaron para salir a trabajar al extranjero, 53 a otras comunidades autónomas dentro del país y 29 a otras provincias andaluzas. El resto de bajas fueron principalmente por jubilación. Y aunque el saldo entre los que se colegian nuevos y los que se dan de baja al emigrar o jubilarse es positivo, se alerta de que es un problema real que se puede agravar con los años.

Destaca el dato de las salidas a otras comunidades autónomas españolas, que supone el 58% de las bajas por traslado y es reflejo de la diferencia de contratación entre sistemas de salud en el propio territorio nacional. Según explicó el presidente del Colegio de Médicos de Granada, Jorge Fernández, de las comunidades autónomas receptoras de nuestros médicos destacan "Madrid, con 12 traslado, Murcia y Castilla La Mancha". "El motivo principal es que estos sistemas de salud realizan contratos de larga duración y tienen mejoras retributivas, algo importante porque por ejemplo en Andalucía una guardia de médico adjunto es más barata que una de residentes en otras comunidades autónomas", destacó Fernández, quien apuntó que el perfil de los que suelen salir es el de médicos jóvenes sin cargas familiares.

"Lo que buscan fuera, en definitiva, es mayor estabilidad, más incluso que una mejora de la retribución", argumentó el presidente del Colegio, para el que esta situación se ha agravado por ejemplo por la falta de oposiciones -la última aún no cuenta con resolución-. Además indica que si difícil es la situación en hospitales, en "Primaria la situación es límite". De ahí que desde el Colegio se ofrecieran a Salud para buscar soluciones, como podría ser cubrir vacantes en los distritos por lo menos durante un año aunque se rote por distintos centros según vayan terminando las bajas, porque los contratos sólo para vacantes de apenas unos días o meses no se cogen y terminan en más carga laboral para los que hay.

"Hacen falta médicos. Y no es que no haya, porque hay 6.000 graduados que se han quedado sin plaza MIR", informó Fernández, por lo que pide también que Andalucía dentro de sus competencias aumente las plazas de residentes. En este momento se buscan facultativos de varias especialidades por ejemplo en Motril.

Aunque el saldo entre altas y bajas en el órgano colegial es positivo, la situación no deja de ser preocupante ya que a la fuga de profesionales hay que sumar el envejecimiento de la profesión médica. Y ese es otro problema: las jubilaciones. El presidente del Colegio asegura que se hizo un estudio con las necesidades de profesionales en los próximos diez años que no se está cumpliendo y advirtió de un riesgo: la jubilación de médicos en diez años será un asunto preocupante que hay que prevenir. Así, Fernández insistió en la necesidad de que la Administración trate la situación de las plantillas en el futuro y tenga una previsión para evitar carencias de personal. En este sentido dijo que también hay que tener en cuenta la feminización de la profesión y factores como la maternidad y el cuidado de hijos de los padres, que también genera reducciones temporales de personal que hay que calcular y cubrir.

Así, la 'receta' desde el Colegio a esta situación es "mejorar los contratos, dar mayor estabilidad, convocar oposiciones de forma más frecuente y ágil y realizar un estudio de la situación de las plantillas", que no se ha abordado y para el que se ofrecen a Salud para llevarlo a cabo.

Desde 2007, cuando la crisis económica afloró, la media de galenos que han causado baja en el órgano colegial por motivo de traslado ha aumentado. Hay que tener en cuenta que hubo unos años en los que en Andalucía no era obligatoria la colegiación, por lo que algunos profesionales se dieron de baja y otros que acababan la carrera no se adscribían a la organización profesional. El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos denunció este hecho y en 2013 el Tribunal Constitucional restableció la colegiación obligatoria en la comunidad autónoma, lo que propició un repunte.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2016 alertan del envejecimiento de la profesión y reflejan que el 30% de los médicos que trabajan en Granada estarán jubilados dentro de una década. De los colegiados en la provincia en 2016 (4.904), 934 son menores de 35 años, 776 tienen entre 35 y 44 años, 781 se sitúan en la franja de 45 a 54, 1.501 tienen entre 55 y 64, 373 entre 65 y 69 años y los de más de 70 son 539.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios