Más de la mitad de los edificios de 20 pueblos es de antes de los años 50

  • Todos son municipios enclavados en entornos rurales, donde el urbanismo ha pasado de largo

En no todos los municipios de la provincia se ha vivido el desarrollo urbanístico de los últimos años. Ni de la pasada década. Ni siquiera de la mitad del siglo pasado. Atendiendo a los datos de la Dirección General del Catastro, en una veintena de pueblos de la provincia, más de la mitad de las edificaciones que se erigen en su término municipal están datadas antes del año 1950.

Sería el caso, concretamente, de 22 municipios que tienen en común, además de la antigüedad de las edificaciones en su casco urbano -casi histórico por el momento de la construcción-, que están enclavados en entornos rurales, Alpujarra y zona Norte de la provincia esencialmente, y, por tanto, donde las promociones de vivienda nueva pueden ser contadas con una mano o, directamente, son inexistentes. De hecho, en el Catastro no tienen constancia de que se haya construido ninguna edificación en alguno de ellos en los últimos ocho años.

La estadística muestra que el municipio en el que más antiguas son las edificaciones es en Busquístar. Allí, prácticamente el 76,05% de las construcciones datan de antes de mitad del siglo pasado, mientras que tiene un 0,32% de edificaciones de esta centuria.

El segundo en esta clasificación sería Lobras. En ese término municipal y, según el Catastro, la proporción de viviendas anteriores a la década de los 50 sería del 73,42%. Y, en este caso, el número de edificaciones datadas a partir del año 2000 es de cero. Al igual, por otra parte, que el tercero de la lista, Carataunas, ya que allí tampoco hay constancia de ningún edificio construido durante los últimos ocho años, mientras que las construcciones que datan de antes de 1950 suponen el 68,32% del total. En Almegíjar, por su parte, la proporción se queda en el 67,92%, aunque para compensar, hay un 0,2% de edificaciones del nuevo milenio.

La Tahá ocuparía la hipotética quinta plaza de esta lista, ya que del total de las edificaciones que se encuentran en su término municipal el 67,15% son anteriores a 1950. Aunque en el caso de la localidad alpujarreña, se compensa un tanto con el 2,54% de las construcciones que, según los datos del Catastro, datan del año 2000 en adelante. El también alpujarreño Cástaras sería el sexto, con un 64,81% de sus edificios con edad de prejubilarse y con un 1,52% de construcciones a punto de cumplir los nueve años. La Puebla de Don Fadrique no se queda mucho más atrás, con el 62,5% de sus construcciones anteriores a 1950. Y, volviendo a la Alpujarra, en Torvizcón el 59,23% de las edificaciones han visto pasar el último medio siglo pasado y un 0,3% nacieron con el cambio de milenio.

Turón (58,72% de los edificios anteriores a 1950), Cáñar (57,19%) y Pórtugos (56,82%) completarían la lista en octavo, noveno y décimo puesto, respectivamente. A partir de los dos dígitos en adelante, la proporción de edificios de esa edad en los municipios es desde ligeramente inferior al 56% de Pampaneira hasta el 50,34% de Murtas, pasando por Rubite, Juviles, Orce, Trevélez, Gorafe, Ferreira, Albondón, Nevada y Sorvilán, entre esas cifras y en orden de mayor a menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios