La mitad de las peticiones de segundo diagnóstico queda fuera del derecho

  • El 48 por ciento de las solicitudes que recibe Salud se refiere a patologías que no están incluidas en el decreto y no pueden acceder a una segunda opinión médica

Los andaluces tienen derecho a una segunda opinión médica desde 2003, cuando la Junta aprobó un decreto que regulaba este derecho en el caso de pacientes con una enfermedad grave o tratamientos que conlleven un riesgo vital.

Desde entonces, en Granada se han pedido 217 segundas opiniones o diagnósticos médicos de los más de 1.700 de Andalucía, según los datos facilitados por Salud Responde actualizados a octubre de este año.

Pero de las 217 solicitudes, casi la mitad (el 48 por ciento), se han denegado por no tener derecho a ella ya que se referían a patologías que no están incluidas en este decreto andaluz.

Así, de las 217 solicitudes, 114 han terminado en un segundo diagnóstico y 103 han sido denegadas.

Según el decreto, la segunda opinión médica se puede solicitar cuando un paciente padece una enfermedad diagnosticada como de pronóstico fatal, incurable o que compromete gravemente su calidad de vida, o bien cuando el tratamiento propuesto conlleva un elevado riesgo vital. Derecho que, en determinadas circunstancias, puede ser ejercido por otra persona en nombre del paciente.

Esta prestación se puede pedir, por tanto, para confirmar el diagnóstico de una enfermedad degenerativa sin tratamiento del sistema nervioso central, de una enfermedad neoplásica maligna, de enfermedades raras, tumoraciones cerebrales o de parálisis cerebrales infantiles. También para confirmar alternativas terapéuticas para neoplasias malignas, epilepsia, aneurisma de aorta, cardiopatías isquémicas o trasplantes. Se recoge también en el decreto las propuestas de tratamiento para enfermedades coronarias avanzadas, cardiopatías, escoliosis, accidentes cerebrovasculares, patologías de la columna vertebral con afectación medular o patologías del aparato locomotor.

De Granada, se han recibido 114 peticiones de segunda opinión relacionadas con estas indicaciones. El resto, al corresponder a otras patologías o procesos sanitarios, no se ha podido atender.

Al solicitar la segunda opinión, un facultativo experto estudia la información de la historia clínica del paciente y emite un informe con su diagnóstico que envían directamente a la persona solicitante o a quien el paciente haya autorizado para solicitar este derecho. En algunos casos, se pueden pedir incluso pruebas complementarias para definir mejor el diagnóstico, que puede coincidir o no con el dado originalmente por un primer médico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios