"Las montañas, el antídoto para una civilización sin ojos"

  • El naturalista Joaquín Araújo cierra con éxito el I Congreso Internacional de las Montañas CIMAS

Joaquín Araújo durante su conferencia en CIMAS. Joaquín Araújo durante su conferencia en CIMAS.

Joaquín Araújo durante su conferencia en CIMAS. / g. h.

La tercera y última jornada oficial del I Congreso Internacional de las Montañas tuvo ayer un espectacular broche de oro con la conferencia plenaria de clausura que ofreció el naturalista y presentador de televisión Joaquín Araújo, quien llenó la sala Manuel de Falla del Palacio de Congresos de Granada en un día en el que también tuvo un especial protagonismo el director general del Sistema Pronatura de México, Andrew Rhodes.

"Las montañas son el antídoto para una civilización que se ha arrancado los ojos", detalló en la conferencia de clausura Joaquín Araújo para explicar la importancia de la celebración de un congreso como CIMAS: "Subir siempre es importante. De hecho, los que amamos las cimas somos gente que subimos porque es demasiado lo que se está bajando, incluso demasiado lo realmente se está dilapidando o enterrando, cualquier calificativo vale. Y, por tanto, estamos en la posibilidad de enfrentar lo que es una civilización lisiada con lo que puede ser considerada su principal muleta. Y la muleta de esta civilización es lo que queda de naturaleza virgen, maternal, abrigadora, amiga. Eso sucede con los espacios donde todavía podemos encontrar belleza y libertad a raudales. Y esas son las montañas, son nuestra última oportunidad".

Para Araújo lo que queda de naturaleza virgen es la muleta de la civilización

En cuanto a lo que quiso transmitir en su conferencia de clausura, el afamado naturalista explicó: "He hablado fundamentalmente de la vivencia. Soy una persona extraordinariamente afortunada. Decidí vivir en el regazo de una montaña desde hace 40 años y, además, de una forma poco menos que monacal. He tenido mucha suerte porque me dejan contarlo y me dejan hacer distintos formatos de la comunicación, pero transmitir fundamentalmente lo que es el inmenso placer de desayunar, almorzar y cenar con un horizonte lejano, con una montaña en perfecto estado de conservación es un tesoro tan inestimable que deberíamos incluirlo entre las preferencias de esta sociedad. Hay que mantener en su lugar la transparencia que nos queda y esa convivencia con el lado absolutamente fértil de la naturaleza que son las montañas".

Para cerrar el congreso oficial tuvo lugar un concierto de cámara de componentes de la OCG que ha servido para unir ciencia y cultura en el recinto granadino. No obstante, hoy seguirá habiendo actividades para la clausura del curso universitario con la alpinista Lina Quesada y otros eventos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios