Los moriscos andalusíes optan al Príncipe de Asturias de la Concordia

  • Unas 3.000 personas se adhieren a la candidatura de la Fundación Blas Infante

Unas 3.000 personas han firmado su adhesión a la candidatura al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010 de los descendientes de los moriscos-andalusíes, que formalizará la Fundación Blas Infante "como gesto simbólico" de "reconstrucción de la memoria colectiva hispana".

La candidatura, que se presentó ayer en la Fundación Euroárabe de Altos Estudios de Granada, cuenta con el apoyo, entre otras personalidades, de los escritores Ian Gibson y José Saramago, el cantaor Enrique Morente y el ex ministro y editor Manuel Pimentel.

El historiador Sebastián de la Obra, director de la Biblioteca Casa de Sefarad y uno de los promotores de la iniciativa, ha destacado que los judíos sefardíes de origen español se han sumado a la candidatura.

La iniciativa "pretenciosa pero humilde en su origen", como la ha definido Antonio Manuel Rodríguez, patrono de la Fundación Blas Infante, surge impulsada por distintos ciudadanos independientes y sin el apoyo de ninguna entidad gubernamental.

"Nunca más vigente que hoy después de los hechos acaecidos en Gaza", según Rodríguez, la presentación de la candidatura coincide con el 400 aniversario de la expulsión de los moriscos de Andalucía, los 125 años del nacimiento del padre de la patria andaluza, y los 20 años de la concesión del Príncipe de Asturias de la Concordia a los judíos sefardíes.

El diputado socialista José Antonio Pérez Tapias ha destacado el "apoyo de la sociedad civil" y la "sensibilidad en torno a esta cuestión" que llega tras la aprobación de una iniciativa parlamentaria en el Congreso de los Diputados para el reconocimiento de los descendientes de los moriscos, que podrían conformar una comunidad de entre cien y doscientas mil personas en todo el mundo.

La iniciativa ha sido presentada con anterioridad en Marrakech (Marruecos), en el II Congreso de Judíos Marroquíes, y en la Casa Sefarad de Córdoba.

Cuenta con el apoyo, entre otras organizaciones, de la Conferencia Islámica Europea y trata de ser un reconocimiento al "movimiento de resistencia íntimo" al que dio lugar la "persecución inquisitorial" y el "exilio interior" de los musulmanes conversos de la antigua Al-Ándalus, ha apuntado Rodríguez.

"Somos todos descendientes de moriscos, judíos y cristianos viejos en proporciones difíciles de medir", ha aseverado De la Obra. Por su parte, la directora de la Fundación Euroárabe, Pilar Aranda, ha afirmado que "trabajar en red" es la mejor forma de impulsar la candidatura al Príncipe de Asturias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios