Los "moteros" nunca mueren

  • Para cuatro personas:3 huevos n 250 grs de azúcar moreno n 280 grs de almendras crudas n 175 grs de harina n un sobre de levadura n 125 grs de mantequilla a temperatura ambiente n 125 grs de leche n ralladura de piel de un limón grande n una cucharada de granos de anís n un huevo batido para pintar

l Ponemos agua a calentar y cuando comience a hervir, escaldamos las almendras unos minutos hasta que se les despegue la piel. Se dejan enfriar, las pelamos y, bien secas, se pican en trozos gruesos. Reservamos sobre un plato, sin tapar, para que acaben de secarse.

l En un bol grande batimos la mantequilla con batidora eléctrica o con varillas hasta que quede muy cremosa. Luego, agregar el azúcar y continuar batiendo. Vamos incorporando la harina tamizada con la levadura y cuando estén bien mezclados, incorporar los huevos uno a uno para que la masa los vaya absorbiendo.

l A continuación, vamos echando la leche templada, poco a poco, la ralladura de piel de limón y los granos de anís. Cuando tengamos una masa lisa y bien trabada, formamos una bola, cubrimos con film y dejamos reposar media hora en el frigorífico para que quede más consistente.

l Sobre la mesa de trabajo espolvoreamos algo más de harina y extendemos la masa. Estirar con el rodillo y cuando esté finita, la doblamos, repartimos sobre ella parte de las almendras picadas y volvemos a estirar.

l Cortamos tiras no demasiado largas, se unen por las puntas formando las rosquillas y las vamos colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Se pintan con el huevo batido y espolvorear el resto de almendras picadas procurando que queden bien pegadas. Hornear quince o veinte minutos a 180 grados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios