El mundo universitario y el empresarial, un acercamiento constante

  • La Feria Internacional de Empleo o los programas de prácticas son ejemplo de interrelación entre ambas esferas

Las relaciones entre la universidad y el mundo empresarial no han sido gozosas para ninguna de las dos partes hasta hace relativamente poco. La institución docente consideraba que el mundo laboral no tenía en cuenta a los recién licenciados y su formación académica. La empresa, por su parte, reprochaba que los universitarios carecían prácticamente de formación práctica y habilidades profesionales útiles para su inserción en el mercado laboral.

La Feria Internacional de Empleo, que se realizará desde el próximo jueves hasta el sábado, intenta conectar los dos mundos que han dado la impresión de estar dándose educadamente la espalda. Las empresas que tienen puestos que ofertar acuden a la feria para hacer selección de personal con una carrera terminada y que se adecua a las necesidades laborales. El año pasado, un millar de estudiantes consiguieron un contrato de trabajo. Pero ayer y con la Feria como telón de fondo, empresa y universidad se sentaron durante una hora en el Hotel Nazaríes en el debate de Localia y Granada Hoy para limar asperezas, reconocer debilidades y argumentar que todo es susceptible de mejorar en un futuro no muy lejano.

Por un lado, la vicerrectora de Estudiantes, Inmaculada Marrero, aportó una "visión optimista" de las relaciones entre una y otra parte. "Se han dado muchos prejuicios, como el que consideraba a la universidad como algo aislado y lejano de la empresa", argumentó, al tiempo que defendió que "se una imagen que se está rompiendo" en base a una apuesta "muy importante por la formación práctica". La imagen de la universidad como una "fábrica de parados" quedó relegada. "Todos tenemos que poner más por cada parte, romper patrones de comportamiento y prejuicios", concluyó.

Por su parte, el responsable de Recursos Humanos y Empleo de la Cámara de Comercio de Granada, José Antonio Ivars, criticó el actual modelo formativo español -en vías de cambio por la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior- "forma a los universitarios en conocimiento pero poco en desarrollo de potencial y habilidades personales". Por ello, abogó porque el llamado proceso de Bolonia mejore esa situación, al mismo tiempo que arguyó que el "estamos en un proceso positivo de cambio con cada vez más sensibilidad desde la empresa, la universidad y la administración".

José Olea, ex presidente de la Diputación, argumentó en sus intervenciones por la importancia que puede tener un Ministerio como el recién creado de Innovación para que la política educativa se enmarque en el mercado laboral. Además, defendió que en el mundo universitario puede sufrir una "dislocación" al no coincidir la formación superior con las demandas del mercado laboral. También hizo un llamamiento al mundo empresarial para que "cambiar el proceso productivo" y apostar decididamente por la investigación y el desarrollo.

Universidad y empresa. Empleo formado

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios