El municipio ya ha pedido al TSJA permiso para las cámaras en Rober

  • Se instalarían en líneas conflictivas y grabarían también imágenes del exterior

La empresa Rober, concesionaria del servicio de transporte urbano de Granada, estudia ya la viabilidad técnica de la instalación de cámaras en los autobuses de las líneas conflictivas por si la Comisión de Videovigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) da su visto bueno a esta posibilidad planteada por el Ayuntamiento.

El Consistorio ya ha formalizado la petición -sobre la que deberá pronunciarse la comisión- en un escrito en el que solicita a este organismo autorización para la instalación en los autobuses que cubren el trayecto a la zona Norte de cámaras enfocadas al exterior, según ha manifestado el concejal de Protección y Participación Ciudadana, Eduardo Moral.

Rober estudia la viabilidad y posibilidades técnicas de la iniciativa por si la Comisión de Videovigilancia se pronunciara a favor, según ha explicado su gerente, Guillermo Robles.

La empresa y el Ayuntamiento no han diseñado el número de cámaras que deberían conformar el sistema ni los autobuses en los que se implantarían, al no haber obtenido aún respuesta sobre la viabilidad de esta iniciativa, que supondría captar, desde el interior de los autobuses que cubren la zona de Almanjáyar, imágenes del exterior.

El alcalde, José Torres Hurtado, propuso esta medida tras las continuas agresiones sufridas en las últimas semanas por los autobuses urbanos que cubren esa zona y que llevó a los trabajadores a pedir la paralización parcial de esas líneas por riesgo laboral, lo que fue denegado por la Delegación de Empleo de la Junta en Granada.

Tanto la Rober como los trabajadores mantienen que los altercados han disminuido y que no se han registrado nuevos episodios en los últimos días, aunque sigue activa la orden de la empresa de que se desvíe el recorrido de las líneas ante cualquier situación de riesgo, ha explicado el presidente del comité de empresa, Ángel Aliaga.

El comité de empresa respeta de momento la decisión adoptada en su día por la Delegación de Empleo de la Junta pero se reserva la posibilidad de emprender acciones si la situación volviera a agravarse, según Aliaga.

Respecto a la posible instalación de cámaras de vigilancia en los autobuses, Aliaga ha defendido su implantación si la medida contribuye a reforzar la seguridad de los conductores, aunque en su opinión la iniciativa pudo ser un "globo sonda" lanzada por el alcalde.

La posible instalación de este sistema de cámaras en los autobuses urbanos de Granada no es el único proyecto sobre el que deberá pronunciarse la comisión de videovigilancia del TSJA, que en su día también recibirá la propuesta de los comerciantes del Centro. Esta última iniciativa está muy avanzada y el Ayuntamiento ya dispone, incluso, del pliego de condiciones técnicas del sistema de videovigilancia que, entre otros aspectos, acota el ángulo de grabación para no captar imágenes de edificios privados y también el audio, pues no podrá recoger voces en la calle. Precisamente esta semana los comerciantes del Centro Abierto y la Concejalía de Movilidad y Comercio se reunirán para perfilar los últimos detalles del proyecto, que ha tenido que ser modificado para recoger las sugerencias planteadas para evitar que sea rechazado por la comisión de videovigilancia del TSJA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios