Los niños toman los columpios

  • Los más pequeños fueron los protagonistas de la jornada de Corpus con precios populares para las atracciones · Los columpios volverán a estar rebajados a 1,5 euros el próximo domingo

Si hay alguien que espera la semana de feria con entusiasmo son los niños. La posibilidad de recorrer, una a una, decenas de atracciones es para ellos casi un sueño hecho realidad para el que necesitan contar con la voluntad de unos padres armados de paciencia y dispuestos a acompañarlos columpio a columpio e incluso, en algunos casos, a tener que hacer un gran esfuerzo para subir con ellos en uno de esos cacharros.

Ayer era su día, una jornada en la que los niños podían saciar sus ganas de diversión y de parque de atracciones, sin que sus padres tuvieran que tirar demasiado de cartera. Y es que, como cada año, los precios populares, 1,50 euros cada viaje a la ilusión, hicieron que muchos se animaran a subir al recinto ferial. Eso sí, armados de botellas de agua, abanicos, gorras y sombreros para tratar de hacer frente a los más de treinta grados a la sombra.

Conchita aprovechó el final de una comida familiar para pasarse con su hija por las atracciones de la feria. "Ha sido casualidad, pero la verdad que con estos precios tenemos la posibilidad de que se suban en más columpios", asegura.

La alegría se reflejaba en las caras de los hijos y la resignación en la de muchos de sus progenitores. Y es que los martes de Corpus, son además del día de los columpios baratos, los días de las colas para hacer cualquier cosa. Los minutos en la cola para pasar apenas cinco girando en un carrusel, se convierten en un deporte de alto riesgo cuando el sol aprieta, más aún teniendo en cuenta de que este año la feria se ha hecho esperar hasta el comienzo del verano. Olga que llegó junto a sus dos hijos a esa hora en la que el calor aún aprieta, explicaba que aguataron las altas temperaturas " pero evitamos la espera y nos compensa".

Una vez logrado el reto, las caras de felicidad de los niños hacen que la sonrisa aparezca también en las de los padres y que a pesar de todo haya merecido la pena la espera. No obstante hay quien asegura que aunque los precios son más baratos, los viajes también son más cortos. Así lo apunta Sofía que aprovechó su descanso en el trabajo para acercarse a los columpios con varios familiares, "el ahorro es importante, pero hay que reconocer que las atracciones duran menos".

Los pequeños, desde esa visión que tienen de todo un poco desde más abajo, pero al mismo tiempo con mucho más alcance, tienen claro cual es su lugar favorito de la feria, aunque no se ponen tan de acuerdo a la hora de decidirse por una de las atracciones, desde las clásicas como la noria, el carrusel o los coches de choque, a otras que cuesta comprender como funcionan. Joel, Samuel, Elvira o Pablo son algunos de los nombres de esos niños protagonistas de la jornada, que atraviesan la puerta de la feria cargados de ilusión y ganas.

Conscientes de que un día puede saber a poco Ayuntamiento y Asociación de Feriantes han decidido de nuevo este año que haya otra jornada en la que las atracciones sean más económicas. El domingo, al final de las fiestas le acompañará una nueva jornada en la que el público infantil será el protagonista y pasar en los columpios por menos dinero. Y es que al fin y al cabo si hay alguien que disfrute del color, la música y la diversión son precisamente ellos, los niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios