Una nueva etapa tras años de continuos cambios

  • León llega a la presidencia tras un periodo convulso que, sin embargo, no parece afectar a la cuenta de resultados

"Estabilidad, seguridad y garantía". Antonio León, el nuevo presidente del Consejo Rector de Caja Rural de Granada pronunció ayer estas palabras como si de un sortilegio se tratara. Porque en los últimos años, los procesos electorales celebrados en la entidad financiera, de los que han resultado distintas y más o menos polémicas candidaturas -y muy distintos directores generales-, han dado lugar a todo menos a periodos tranquilos.

En 2002, la candidatura encabezada por Federico Hita consiguió ganar las elecciones después de un controvertido proceso que tuvo que ser dilucidado por la Justicia después de que el anterior presidente, Antonio Luis Romero, presentase una demanda de impugnación. Su presidencia, además, estuvo marcada por una profunda crisis interna que amenazó con acabar con su mandato cuatro años antes de lo previsto.

A pesar de todo, Hita continuó en su cargo hasta el mes de abril de 2007, cuando se convocaron las nuevas elecciones de las que resultó elegido, con un 73 por ciento de los votos emitidos, Antonio Ruiz Rejón. En este caso, semanas antes de la celebración de las elecciones el candidato y presidente de Covirán Antonio Robles presentó una demanda de impugnación contra la decisión de la comisión electoral que aceptó la candidatura capitaneada por Ruiz Rejón, sobre el que pesaba una condena por un delito medioambiental.

Y este proceso, que comenzó Robles y que continuaron dos socios de la entidad financiera -José Miguel Castillo y Antonio Luis Martín- es el que ha generado la actual situación de incertidumbre que amenaza a los resultados de las recientes elecciones, a pesar de que el nuevo Consejo Rector se empeñe en quitarle importancia.

Con todo, las amenazas de impugnación y las divisiones internas no parecen afectar a los resultados de la entidad financiera granadina. Según indicó ayer el nuevo presidente de Caja Rural, "en toda su historia la caja no ha tenido mejores resultados" que los presentados por el anterior Consejo Rector. "La Caja Rural ha estado muy bien gestionada" durante el último año, aseguró León antes de recordar que en 2007 la entidad financiera que ahora preside "obtuvo unos beneficios de 37,9 millones de euros, unos depósitos de clientes de 23.845,9 millones de euros, una inversión crediticia de 3.633 millones, una ratio de eficiencia de 60 por ciento y una solvencia del 11,31 por ciento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios