Una nueva modificación de crédito enciende el pleno de la Diputación

  • El PSOE se queja de que el gobierno aprueba una petición de 16 millones por el trámite de urgencia y sin que se discuta

Hubo algún momento jocoso (el "yo sólo bailo cuando me tocan las palmas" que soltó Asunción Pérez Cotarelo, portavoz de IU tras una discusión con Inmaculada Hernández, del PP) y mucho debate sobre matices, porque allí parecen haber alcanzado la perfección y discuten hasta cuando están de acuerdo. Pero en el pleno celebrado ayer en la Diputación hubo un punto que resaltó sobre los demás. Ahí hubo discrepancias reales.

Ocurrió cuando el PP sometió a la aprobación un expediente de modificación de crédito, una fórmula con la que, según el equipo de gobierno, se podrán afrontar las inversiones "a pulmón", que por otra parte es la única forma porque no es posible recurrir al crédito privado.

Para los populares, el problema no es de entidad porque se puede contar con 5 millones de euros procedentes de obras no ejecutadas en años anteriores, con otros 10 que debe ingresarle el Estado porque la liquidación del año 2010 fue favorable y con 5 que se adeudan de los años 2008 y 2009 pero que podrán devolverse más adelante.

Pero el PSOE no lo vio así, en absoluto. Acusó al equipo de gobierno de haber tramitado "de forma irregular" un expediente que inicialmente sólo contemplaba la petición de 300.000 euros. Su portavoz, José Entrena, anunció que la formación estudia recurrir el acuerdo "porque este punto, por su elevado importe, no puede tramitarse como asunto de urgencia".

Porque esa fue la otra queja. IU dijo que ni siquiera había podido acceder al expediente. Los populares aseguraron que se lo hicieron llegar el miércoles a las 14:30 horas y que ella ya no estaba en su despacho, lo que provocó la típica bronca sobre quién trabaja más (en la que terció, sin tener el uso de la palabra, el vicepresidente José Robles, que fue recriminado por ello), las facturas cobradas y pendientes y la herencia política, que, cómo no, volvió a salir a la palestra.

La cosa fue más allá. Parte del dinero que se pide en esa modificación presupuestaria tenía como destino el Plan Provincial de Obras y Servicios, que teóricamente iba a ser aprobado ayer pero que se cayó del orden del día. Lo cual generó más quejas, esta vez de los socialistas. Entrena acusó al portavoz popular, José Torrente, de haber "hecho el ridículo" por anunciarlo públicamente unos días antes.

Hablando de matices: ayer en la sala lució el nuevo escudo corporativo de la Diputación, que para la oposición es un gasto innecesario y que, criticaron, se ha colocado antes aún de aprobarse en el pleno. Aun así, PSOE e IU no se opusieron a ello. Matices. Discutir cuando se está de acuerdo.

Por lo demás, PSOE y PP presentaron dos mociones, prácticamente idénticas, en las que solicitaban el mantenimiento de los partidos judiciales y, por tanto, de los juzgados de Guadix, Huéscar, Órgiva, Almuñécar, Loja y Santa Fe, como propone el Consejo General del Poder Judicial. Ambos grupos coinciden en sus argumentos: muchas ciudades perderían un servicio público esencial, sus habitantes se verían obligados a desplazarse muchos kilómetros para acudir al juzgado y existe el riesgo de que las zonas rurales, como la Alpujarra, pierdan habitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios