El nuevo mapa de riesgos sísmicos tendrá en cuenta el tipo de suelo

  • La experiencia recopilada tras el seísmo de Lorca indica que la mala ejecución en algunas edificaciones fue uno de los factores que más influyó en los destrozos

Tras el terremoto de Lorca, que dejó once muertos y requerirá una inversión de millones de euros para subsanar los daños, los expertos ya trabajan en la modificación del mapa de peligrosidad sísmica, según explica el profesor y pionero en vulnerabilidad Francisco Vidal, que ayer presentó las conclusiones de los trabajos realizados por el Instituto Andaluz de Geofísica (IAG) en la ciudad murciana tras el sismo.

Según explicó Vidal, el nuevo mapa -que se prevé que esté listo antes de fin de año- "avanzará en la calificación del suelo, será más específico". Esto es, se estudiarán más a fondo las características del suelo sobre el que se edifica con el fin de evitar que las construcciones sufran daños en caso de que se registre un temblor.

Las características del terreno son claves para explicar la amplificación del terremoto y, por lo tanto, que sea más o menos devastador. Por ello, se pide que en la modificación tanto del mapa de peligrosidad sísmica como de la normativa de construcción sismorresistente "se tengan en cuenta las características locales". Un estudio detallado del suelo puede determinar dónde se puede construir y donde no, o dónde es necesario reforzar las edificaciones.

Tras la experiencia lorquina, los expertos del Instituto Andaluz de Geofísica han comprobado que "han sido unos daños muy graves siendo el terremoto pequeño", explica Vidal, que apunta que en algunos casos los daños provocados en las infraestructuras por el seísmo se deben a "una mala ejecución de los elementos estructurales". "Nos sorprendió a todos, no que ocurriera, sino los daños que ha provocado", aseguró el experto al inicio de su conferencia.

Sin embargo, el experto también señaló que los fallos en la ejecución son casos puntuales, pero suficientes para que haya "un riesgo grave" e incluso pueda haber víctimas mortales, como ocurrió el pasado 11 de mayo en Lorca.

En cuanto a la provincia de Granada, el experto apunta que "aquí se dan algunos déficit en elementos no estructurales", como pueden ser cerramientos en plantas bajas, parapetos o cornisas. Sin embargo, en cuanto a las estructuras de los inmuebles "se es más exigente que en la zona de Lorca, hay controles más estrictos".

Sin embargo, existen excepciones, como "las autoconstrucciones o los defectos en la ejecución de la construcción". En esos casos, los edificios pueden sufrir daños más o menos severos si se produce un sismo, aunque sea pequeño, como ha demostrado el caso de Lorca.

11

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios