El número de pobres crece un 40%

  • Los responsables de Cáritas aseguran que ha cambiado el perfil de los usuarios que reciben ayuda: cada vez hay menos personas inmigrantes y más familias que tienen problemas para pagar el piso y la comida

Comentarios 1

El número de pobres en Granada ha crecido hasta el 40% en sólo dos años: de las 9.850 personas que atendió Cáritas en 2008 se ha pasado a 14.540 en 2010. Ese fue uno de los múltiples datos que leyó ayer José Martínez Vallejo, director provincial de la ONG, quien destacó también otro cambio muy importante en estos últimos años: ha crecido el número de familias, hasta ahora de clase media, que necesitan ayuda incluso para comer. Y, sobre todo, en la memoria del pasado año se aprecia un descenso del número de inmigrantes que piden ayuda, en contraste con el aumento de ciudadanos españoles.

A causa de la crisis, España ya no es ese paraíso soñado por los que están fuera de sus fronteras e incluso puede llegar a considerarse una pesadilla para los que viven dentro. Si en 2008 Cáritas atendió a 926 extranjeros, en 2009 la cifra descendió a 743 y en 2010 casi a la mitad, 544.

Otra de las consecuencias de este despertar del sueño español ha sido la caída de la inserción laboral. Y eso, aunque ha crecido el número de personas beneficiarias de los programas de empleo, que ha llegado a la cifra de 1.302, frente a los 958 que hubo en 2008.

Pero la involución es clara porque a la vez que crece el número de participantes desciende el de ofertas de empleo que llegan a Cáritas: sólo 181 frente a las 283 que se recibieron dos años antes. Y, claro, el número de inserciones por año es menor: 236 frente a las 357 que se lograron en 2009.

Y esa misma tendencia también se ha notado en los trabajos de inclusión que la organización lleva a cabo con los colectivos de riesgo. Cada vez son más los individuos que necesitan acudir a algunos de los talleres de reciclado, encuadernación artesanal e impresión digital. Si en 2008 sólo participaron 15 personas en estos grupos, que incluyen también seguimiento y tratamiento de tareas básicas como la puntualidad, la higiene, el desarrollo personal en el trabajo o las relaciones con los compañeros, la cifra prácticamente ha crecido un 50% en el pasado ejercicio: 27 plazas.

Y en ese baile de cifras en el que crecen las negativas y disminuyen las positivas, hay un dato que se presta a error en una primera lectura: ha decrecido el número de personas sin hogar que han sido atendidas en los últimos dos años. De los 1.142 de 2008, en 2010 se ha pasado a 943. "Lo que ocurre es que el tiempo de las estancias es más largo porque no hay salidas y hay menos rotaciones en las plazas, por eso se atiende a menos personas", explica el director de Cáritas de Granada, que incluye toda la provincia salvo la zona de Guadix y Baza, que pertenece a otra diócesis.

El delegado de la diócesis de Granada, el sacerdote Alfonso Marín, señaló también ayer durante la presentación de la memoria que las personas que llegan a Cáritas derivadas por los trabajadores sociales cada vez más son familias que antes tenían una posición relativamente buena y ahora están pasando situaciones muy estresantes porque no tienen "para pagar el alquiler o la hipoteca, el agua, la luz o simplemente la comida".

Por eso, el sacerdote comentaba ayer que "los fenómenos sociales que se están dando son lógicos", en referencia al 15M. "Estamos en una sociedad que no ilusiona", una opinión que era compartida por el director: "Con un 45% de paro juvenil claro que están cabreados".

Pero en los programas de Cáritas también conservan un espacio para los jubilados. En concreto, este año se han atendido a 686 ancianos, casi la mitad residentes en los centros Oasis o Santa Isabel, aunque buena parte han recibido ayuda a través de otro tipo de acciones humanitaria de la organización.

Mientras ha descendido el número global de extranjeros que participan en alguno de los programas de la ONG (de 926 a 544 en dos años), ha crecido el de mujeres: de 221 a 241. En cuanto a población gitana, de 240 niños en 2009 a 292, casi todos para recibir apoyo escolar. Y en cuanto a los menores en general, con actividades campamentos de verano, han atendido a 970.

Según la entidad, la familia y las organizaciones sin ánimo de lucro, como la red de Cáritas, son las que están ayudando más a sobrellevar las consecuencias de la crisis. En 2010, en total el número de personas beneficiadas por el programa de empleo e inserción laboral se incrementó en un 20 % con respecto al año anterior.

Los ingresos de la organización provienen, de la cuota de los socios, donativos y aportaciones -383.774 euros- aunque también hay adelantos del Ayuntamiento de Granada -221.211 euros-.

Porque, a pesar de la situación, la solidaridad no se ha visto mermada. El director destaca que la ciudadanía se ha volcado especialmente con las víctimas del terremoto de Haití: 533.663 euros han logrado recaudar para esta campaña internacional. Para el terremoto de Pakistán, en 2010 se han recaudado 15.135 euros. Y, en general, para otras campañas, 1.490 euros.

"La gente se ha volcado mucho con el tema de Haití. Aunque luego las catástrofes se van olvidando, en los primeros días se producen muchas ayudas", cuenta el director de la ONG, que ha visto también como crecía el número de voluntarios: en 2008 había 1.044, en 2009 creció hasta 1.170 y en la memoria de 2010 se ha incrementado en una persona, llegándose hasta los 1.171.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios