De oca a oca por las calles del Albaicín

  • El juego, que se reparte en los colegios de la ciudad, es una forma de sensibilizar a los más pequeños

De oca a oca y tiro porque me toca. Las calles y rincones más emblemáticos del Albaicín son los protagonistas de las 63 casillas de este juego de toda la vida. Los niños de los colegios granadinos podrán recorrer y conocer el barrio a medida que avanzan por el tablero a golpe de dado.

La campaña Échale una mano al Albaicín quiere llegar con este juego a los más pequeños, y para ello se han repartido un total de 3.000 tableros en centros escolares de toda la ciudad. Sensibilizar a las futuras generaciones es uno de los pilares fundamentales para conseguir un barrio mejor para todos.

Como en la oca a la que todos han jugado alguna vez, en esta nueva versión las reglas son sencillas: se necesitan al menos dos jugadores para comenzar la competición a través de las calles albaicineras y el primero en llegar a la última casilla será el que se alce con la victoria.

Plaza Nueva es el punto de partida para todos los jugadores. A partir de ahí pasearán por lugares como el Palacio de los Córdova, Puerta de Elvira o el Mirador de San Nicolás, entre otros, para teminar en la Muralla Zirí.

Pero para llegar hasta el final también habrá que esquivar algunas casillas 'trampa', que al igual que el resto del tablero tendrán en esta original edición motivos diferentes a lo habitual.

La calle-papelera, el contenedor vacío, el graffiti, el ladrón y la caca son las opciones menos deseadas. Desde la Fundación Albaicín pretenden así que los niños sean conscientes de aquellas situaciones o actitudes que no favorecen al barrio. Ensuciar las calles, no depositar la basura en el lugar adecuado o no recoger los excrementes del perro serán penalizados con turnos sin jugar "por perjudicar la imagen del Albaicín".

Pero no sólo los niños podrán disfrutar de esta oca tan autóctona. Un juego como éste es de los que se pueden compartir con toda la familia, con los amigos. Es uno de esos pasatiempos que no pasan de moda a pesar de los años.

Sin embargo, ésta no es la única iniciativa con la que la Fundación y el Ayuntamiento tratan de acercar el barrio a los ciudadanos. Junto con el juego de la oca, la concejal de Medio Ambiente, María Dolores de la Torre, presentaba ayer un calendario para 2009 con imágenes del Albaicín. El objetivo de este almanaque, que se ha repartido por toda la ciudad, es también promocionar y sensibilizar a la población sobre la importancia de mantener la buena imagen del barrio y al mismo tiempo solventar sus carencias.

Una inversión de más de 80.000 euros, a través de los fondos europeos Feder, han hecho realidad este proyecto que comenzaba a principios de octubre con la colocación de carteles por toda la ciudad. Aunque aún no han finalizado las actuaciones, María Dolores de la Torre señala que los efectos ya se han dejado sentir en el barrio: "Los ciudadanos se están concienciando, las calles están más limpias y hay menos excrementos".

Una partida a la oca muy especial con la que los niños granadinos aprenderán en familia y de una forma divertida el valor de algunos de los lugares más simbólicos de su ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios