Los ojos que todo lo vigilan en el mar

  • El Servicio Marítimo de la Guardia Civil tiene un centro operativo en el Puerto de Motril, desde donde desarrollan su actividad, como el control del narcotráfico desde las costas

Aunque parezca que una persona se puede encontrar completamente sola en medio del océano, hay unos ojos que todo lo ven. En este caso, se trata de un velero con bandera francesa que proviene de Marruecos y que ha interrumpido bruscamente su trayectoria frente a las costas de Calahonda. Su comportamiento 'extraño' ha hecho saltar las alarmas. Desde el Centro Operativo de la Guardia Civil envían un aviso que llega hasta el Servicio Marítimo Provincial de Granada.

La maniobra accidental ha levantado muchas sospechas y todo hace suponer que se trata de un alijo de droga y que cuando ha sido detectada por las cámaras del SIVE ha detenido su marcha hacia el Puerto de Motril para buscar un lugar de desembarque alternativo.

El sargento Ángel Mene pone en marcha el dispositivo desde Motril y avisa a sus efectivos para que preparen las embarcaciones. Por otro lado, él mismo recaba información acerca del barco en el ordenador por si hubiera algún aviso de búsqueda internacional o estuviera en algún archivo de embarcaciones. Una vez que dispone de los informes confidenciales, sube a bordo de la patrullera Río Genil, mientras sus compañeros han partido en la lancha rápida al encuentro del velero.

En estos casos, tienen unas altas estadísticas que indican que una vez que el SIVE (la 'niña' de sus ojos en el mar) las detecta, "se han resuelto un 100% de los casos" y con un índice de accidentes -pues las persecuciones se suelen realizar a una alta velocidad- prácticamente nulo.

En la embarcación Río Genil se encienden las computadoras de a bordo para localizar con el radar la posición exacta del barco a inspeccionar. Con ayuda de las ondas radioeléctricas, la Guardia Civil recibe un eco que permite su localización exacta y se dirigen hacia allí para comprobar los hechos.

Esta situación, que forma parte del día a día del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, refleja la manera de actuar en una de las funciones que tienen encomendadas: la lucha contra el narcotráfico. Para ésta y otras de sus misiones, disponen en el Puerto de Motril de tres embarcaciones, la patrullera Río Genil, de 20,5 metros de eslora, Río Aragón, de 17, y la embarcación de alta velocidad semirrígída de unos 12 metros que puede alcanzar los 50 nudos. "Estas lanchas son como las de los narcotraficantes, de hecho suelen proceder de intervenciones judiciales a ellos mismos", explica Mene.

El sargento tiene una amplia experiencia en el cuerpo, en concreto, de 31 años y de ellos 20 se encuentra en el Servicio Marítimo. Procede de Algeciras, un lugar 'preferido' por los delincuentes -sobre todo, en los casos de droga- por su proximidad a las costas de Marruecos, circunstancia que le hace calificar la Costa de Granada con "una balsa de aceite" en comparación a la gaditana, aunque matiza que es mucho más 'movida' que otras, como pudiera ser la del Cantábrico.

Mene se encuentra ese día de manera accidental (pues el teniente José Medina está en misión de servicio en Mauritania) al mando de más de una treintena de agentes que tienen su base en el Puerto de Motril desde hace 8 años, aunque él está aquí desde hace aproximadamente uno. Todos pertenecen al Servicio Marítimo Provincial, órgano territorial que coincide con cada provincia del litoral español y que depende orgánica y funcionalmente de la Comandancia de la Guardia Civil en este caso de Granada y, técnicamente, de la Jefatura del Servicio Marítimo.

El Real Decreto 246/1991, de 22 de febrero, que lo regula vino a extender a la demarcación marítima lo que el Cuerpo de la Guardia Civil venía haciendo hasta entonces en el ámbito terrestre. También incluye las actividades en el medio subacuático, y en particular la custodia de las costas y el control de la inmigración irregular en este ámbito marino.

Entre sus cometidos se encuentran, en el ámbito judicial, la prevención y averiguación de delitos, primeras diligencias e informes, en el fiscal, resguardo fiscal del Estado y las actuaciones encomendadas a evitar y perseguir el contrabando. En el administrativo, conservación de la naturaleza y del medio ambiente, control e inspección pesquera y de embarcaciones deportivas, protección del patrimonio histórico sumergido y el control de la inmigración irregular. También presta misiones en el extranjero, en concreto, en aquellas de cooperación policial, mantenimiento de la paz o humanitarias que se desarrollen en el ámbito marítimo. Además, colabora y coopera en el territorio nacional con otros organismos españoles con competencias en el mar, como Marina Mercante, Aduanas, Medio Ambiente, Pesca, Armada y Salvamento Marítimo. En este último caso, en la Costa de Granada, en el rescate de los integrantes de pateras.

Para Mene, de todos sus cometidos, el principal es el del salvamento de la vida humana. En el caso de inmigración ilegal, esto cobra un especial significado, con el drama que se ha vivido recientemente en Motril, que tuvo que enterrar a 14 personas. Pero también en embarcaciones de recreo -sobre todo en verano- o profesionales. Para cualquier caso de emergencia, el sargento, recuerda que se encuentran "en escucha permanente en el canal 16 de la banda marina".

Este agente, además, es inspector comunitario, por lo que puede comprobar a bordo de los barcos que cumplen con la normativa, en cuanto a seguridad, talla o artes. Sin embargo, Mene apuesta por la prevención y la instrucción. "Algunos de ellos no sabían que pueden rellenar en ese momento el diario de a bordo, les informamos de ello e incluso les enseñamos a hacerlo".

Una de sus funciones menos conocidas es la de preservación del medio ambiente. En este sentido, el guardia civil comenta que la Costa Tropical es una de las zonas donde más selva de poseidonia está reapareciendo de Andalucía, lo que quiere decir que "este Servicio en sus ocho años de vida ha conseguido sensibilizar al sector pesquero a no hacer un uso indebido del arrastre, e incluso se están yendo más hacia dentro para respetar los fondos marinos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios