Los parados de Casería de Montijo piden flexibilidad para el pago de sus hipotecas

  • Santiago Cortés destaca que se han logrado 45 empleos entre los vecinos del barrio

El desempleo es una realidad patente en la actualidad, más aún en determinadas zonas de las ciudades a las que el problema ha afectado de forma más intensa. Santiago Cortés, presidente de la Asociación de Parados de Casería de Montijo, lo sabe bien. Con casi un mes de huelga de hambre logró paralizar la subasta de su vivienda, cuyo pago no podía afrontar. Ahora, tras conseguir el aplazamiento Cortés trata de buscar, junto a los 266 integrantes de la asociación, soluciones para paliar el paro que afecta a su barrio.

Cortés destacó la implicación de las instituciones, tanto Ayuntamiento como Junta de Andalucía, gracias a los que se van a poner en marcha dos proyectos, a través de los que se dará trabajo a un total de 45 personas, entre los que se encuentra el propio Cortés. Por una parte se llevará a cabo la mejora del barrio, trabajos de electricidad, pintura y mantenimiento, que darán empleo a dos decenas de parados durante un año. Además, a través del plan Memta se colocarán otras 25 personas. Aunque no se trata de una solución definitiva, el presidente de la asociación destacó que estas medidas conseguirán ayudar a muchas familias del barrio, y en su caso se mostró esperanzado en que Caixa Galicia, entidad a la que Cortés debe el dinero de su hipoteca, se muestre más dispuesta a negociar ahora que él tiene un trabajo, con lo que podrá afrontar sus pagos futuros.

Sin embargo, los representantes de la asociación de Casería de Montijo, recordaron que en el barrio aún existen muchas familias que presentan el mismo problema que Cortés. "Al menos ocho familias han reconocido que no pueden pagar sus hipotecas, con lo que peligran sus viviendas", señaló el presidente, aunque aseguró que probablemente haya más personas en la misma situación, que no se atreven a reconocerlo.

En este sentido el defensor del Ciudadano, Melchor Sáiz-Pardo, aseguró que en la ciudad hay una "situación de emergencia social" por lo que hay que adoptar medidas de emergencia para encontrar una solución. Un colectivo especialmente afectado por el desempleo son los inmigrantes. Babacar es uno de ellos y su representante en la asociación de Casería de Montijo, y señaló la necesidad de estas personas a encontrar un empleo pronto "a los problemas del resto de desempleados se une en nuestro caso se une la falta de apoyo social y familiar".

Cortés por su parte destacó el "intenso" trabajo que se ha hecho desde la asociación para tratar de buscar alternativas a la situación que están sufriendo, "no hemos estado parados esperando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios