Cuando a los partidos les interesa de verdad, se entienden

  • La unión de 4 para desbancar al PSOE en Castril o un pacto PA-PSOE-PP en Cúllar de Baza

Si algo han demostrado las últimas elecciones es que todos los partidos se pueden poner de acuerdo. Si entienden que un pacto con su tradicional rival es un mal menor comparado con dejar gobernar al enemigo, lo hacen y ya está.

Mucho se ha hablado de lo de Almuñécar, pero no tanto de lo ocurrido en Castril, donde cuatro partidos (PP, Nuevo Castril, Grupo Independiente de Castril e IU) se han puesto de acuerdo para dejar en la oposición al PSOE. El pacto contempla que durante los dos primeros años gobierne Nuevo Castril y que luego tomen el relevo los populares.

No muy lejos de allí, en Cortes de Baza, PP, PSOE y PA han juntado sus fuerzas para desbancar a los independientes de ADEL. Y allí, al menos por ahora, nadie se ha rasgado las vestiduras ni ha pedido la apertura de expedientes disciplinarios, como en Almuñécar.

Como tampoco es previsible que el PP pida explicaciones al concejal de Trevélez que votó en la investidura la candidatura socialista para impedir que IU, la fuerza más votada, se hiciera con la alcaldía. O que la formación de izquierdas se vaya a tomar a mal el empujoncito que le ha dado el PP para continuar en el gobierno local. El PSOE es el que se queda fuera y eso lleva a una reflexión: ¿habría ocurrido lo mismo de mantenerse los socialistas al frente de la Diputación?

Por lo demás, hay que advertir que un mandato no es como empieza sino como acaba. El que terminó hace unos días tuvo más de media docena de mociones de censura y el que comienza no lo hace con buen pie en al menos dos municipios: en Albuñuelas, el PA votó al candidato del PP pero no se ponen de acuerdo en quién gobernará los dos primeros años. Y en Deifontes pasa por el estilo entre IU y los independientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios