turismo Visitas guiadas por un barrio de leyenda

Un paseo por el misterio del Albaicín

  • El barrio granadino acoge tres itinerarios gratuitos por sus lugares más emblemáticos para conmemorar el Día de la Solidaridad de las Ciudades Patrimonio Mundial

Comentarios 2

Desde el viernes, centenares de personas han podido conocer los miradores, iglesias, aljibes y cada rincón que hacen único al Albaicín en menos de tres horas y de forma gratuita. Con motivo de la celebración del Día de la Solidaridad de las Ciudades Patrimonio Mundial, la Agencia Albaicín y el Ayuntamiento de Granada han organizado tres recorridos distintos que muestran las particularidades por las que el barrio granadino fue declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Rafael Villanueva es el guía de uno de los grupos que siguen la ruta del agua. El punto de partida es el Aljibe del Rey, el primero y el más grande construido en la ciudad desde el siglo XI. Hecho de arena, tierra y cal grasa, salpicado de arcos, este depósito recogía el agua por la noche y la distribuía por los canales desparramados en la colina. El resto de la ruta sigue en paralelo a la red hidrográfica, cármenes y acequias de la Granada islámica.

El Albaicín crece en torno a estas infraestructuras hidráulicas. Rafael Villanueva repite a los visitantes la importancia del agua como elemento de confluencia social, de carácter religioso y también de uso industrial. "El rey estaba obligado a repartir de la forma más adecuada este elemento sagrado, motivo por el cual la vida se organizaba en cármenes alrededor de los aljibes", explica.

La siguiente parada es frente al Carmen de la Concepción, "una construcción no muy buena que vale más por lo que guarda que por lo que enseña", según cuenta el guía. En su subsuelo se encontraron restos de un foro y una basílica de la época romana.

Un carmen es una construcción típica granadina, en la que un frondoso jardín vertebra la vivienda. Tal y como explica Rafael Villanueva, la mayoría de los que aún se conservan en la ciudad son regionalistas del siglo XIX, como el Carmen de la Victoria. Otros pertenecen a la anterior etapa barroca, como la conocida Casa de los Mascarones del poeta Soto de Rojas.

Un grupo de unas 40 personas sigue la ruta. Los seis pases que había previstos entre hoy, ayer y el viernes han agotado todas sus plazas, incluso se ha tenido que aumentar el cupo de reservas. La Agencia Albaicín manifiesta estar muy contenta con el éxito de estas visitas guiadas gratuitas.

La técnico en patrimonio de la Agencia, Ángela González, destaca otra de las rutas, El Albaicín excepcional y universal. "Es la más completa, recorre todos los valores por los que fue declarada ciudad patrimonio", asegura. El mirador de San Cristóbal, la Iglesia de San Bartolomé, la Puerta de las Pesas, Plaza Larga, el alminar de la Iglesia de San José, el mirador de la Placeta de Carvajales, el aljibe de Trillo, el mirador de la Placeta del Comino y, por último, la Iglesia de San Nicolás. Nueve lugares emblemáticos que recogen todo el encanto del barrio granadino.

La tercera de las rutas se centra en su totalidad en la visita a los templos cristianos tras la época musulmana. Cinco iglesias y monasterios que recogen el importante valor artístico y patrimonial que dejó como legado la comunidad cristiana del siglo XVI.

La conmemoración del Día de la Solidaridad de las Ciudades Patrimonio Mundial se completó con el concierto de guitarra que dio ayer Ignacio Rodríguez en la Placeta del Comino. Además, a más de uno el Albaicín le dejo muy buen sabor de boca con un menú especial del restaurante Aben Humeya que incluía, entre otros platos, remojón granadino, hojaldre de pollo mozárabe, cordero a la menta o mousse de quesos, pionono y helado.

Ayer se convirtió en un día dedicado a revivir las leyendas del Albaicín desde cada uno de sus rincones, con la cultura y la belleza como plato fuerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios