Una peligrosa moda que comienza con un simple clic

  • Hay quien ha llegado a gastar 1.500 euros en un día a través de las casas de apuestas deportivas en línea

Todas las historias arrancan con un clic. Cada vez más, la vida de muchos jóvenes se ve desgraciadamente interrumpida por las adicciones que antes eran propias de personas de una franja de edad más avanzada. Hace unos diez años, la franja de edad que frecuentaba esta adicción rondaba los 30 años. Sin embargo, desde que surgió la explosión de las webs de apuestas online, se ha acelerado el momento del primer juego debido a la cantidad de ofertas y bonificaciones que ofrecen estas páginas webs a los primeros usuarios.

"Me gasté 40.000 euros en apuestas online y llegué a apostar 1.500 euros en un solo día y toda mi vida se redujo a un clic". Esta es la historia de un joven granadino de 32 años cuya adicción al juego le "destrozó la vida", pero por suerte el cariño de su familia y el apoyo que obtuvo por parte de la Asociación Granadina de Jugadores de Azar en Rehabilitación (AGRAJER) se la devolvió. Así, este joven ofreció su historia a este periódico con la mayor sinceridad, esperando que no se le reconociese el rostro ni su propio nombre, al considerar esta etapa "demasiado dura" para él. Por ello, se le mencionará con el seudónimo ficticio de Carlos.

Hace 9 años, Carlos entró en una página web donde se le ofrecía una pequeña cantidad de dinero para apostar en los partidos de fútbol. "Pensé que sabía mucho de deporte y al ofrecerme bonificaciones de bienvenida empecé a apostar con ese dinero, hasta que empecé a jugar con el mío propio", explicó Carlos. Poco a poco, este joven se fue dando cuenta de que las casas de apuestas le hacían sentir "importante", porque "vivía con más emoción" los eventos deportivos.

La pérdida de control de este joven fue detectada cuando estuvo "a punto de perder su trabajo y a su novia", ya que sólo le interesaba el juego online. Además, Carlos comentó que tras obtener una pequeña ganancia, todas las pérdidas que había tenido "le merecían la pena".

En este sentido, internet ha perjudicado a muchos jóvenes que han accedido al mundo de las apuestas como si se tratase de una web cualquiera, ya que la posibilidad de acceder al juego de forma continua y la disponibilidad horaria que supone, tanto en ordenadores como en tabletas o móviles, permite al ludópata que no cese su adicción. De hecho, "cuando iba conduciendo, iba apostando con la otra mano con el móvil", explicó.

"Mi vida giraba en torno al juego", advirtió el joven. Además, aseguró que dejó de lado sus hábitos, sus amigos, su trabajo e incluso "casi pierdo a mi novia". Toda esta historia se vio solventada "con mucho esfuerzo" en dos años gracias a la Asociación, que le hizo "ver la luz" y le ayudó a volver a ser quien era, cuenta.

Sin embargo, reconocer la adicción "es lo más duro" según señaló el granadino, ya que al principio el miedo envuelve a la persona y "cuesta bastante" tomar la decisión de acudir a la asociación, comentó. "La asociación me ha cambiado la vida", declaró el joven. Cuando todo está perdido, de repente un lugar y unos profesionales "hacen que se vea la luz al final del túnel" y permiten que las personas con esta adicción vuelvan a recuperar su vida.

Por otra parte, una de las decisiones más valientes por parte de los adictos es la de transmitir la situación en la que se encuentran a sus familiares, porque "no se sabe la reacción que tendrán". Sin embargo, la respuesta suele ser positiva, ofreciendo comprensión. "Lo digo por mí y por todo el mundo que conozco que tiene esta adicción", destacó.

Esta práctica es cada vez más frecuentada por los jóvenes, y la razón está en la facilidad que existe para acceder a las apuestas online. A veces la libertad que ofrece internet es el origen para que algunas personas dejen de contar con la suya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios